01/02/2012 #Artículo

Era de noche, la lluvia golpeaba fuertemente la capota de mi deportivo y la parpadeante farola creaba oscuras sombras en un recóndito callejón de la ciudad. Estaba claro que nuestro “amigo desconocido” tomaba serias medidas para mantener su anonimato, pero hasta el momento, había demostrado ser una fuente fiable.

Nuestro misterioso amigo llegó de la nada, gabardina alta, sombrero bajo y una mirada nerviosa fue lo único que pudimos discernir. Mi compañero Gerardo V. tenía miedo, pero yo sabía que el riesgo merecía la pena, ya teníamos la información… En el interior del sobre se podía leer: “It’s a COMPUTER, It’s a COLOR TV, It’s an ARCADE!!/1983”. (Leer más…)