27/10/2012 #Artículo

Queridos niños y niñas, hoy el tito David va a compartir con todos vosotros una oscura historia sacada del baúl de los recuerdos. Una triste anécdota con un desenlace fatal, que mucho me temo no soy el único que ha sufrido a lo largo de su vida como jugador.

Remontémonos a la época de la dualidad en los desayunos, los años de las galletas María o las magdalenas. Volvamos al fatídico día que un servidor, se cargó su amado Spectrum. (Leer más…)