06/10/2010 #Artículo

Uno de los nuevos conceptos que intentan reconciliar la triste realidad con esa tecnología que consigue evadirnos de lo que tenemos delante es la llamada “realidad aumentada”. ¿Por qué conformarnos con intentar recrear un mundo nuevo si tenemos ya uno real que podemos manipular? El concepto de la realidad aumentada es sencillo: usemos un software y algún dispositivo adicional de captura o visualización para “post-procesar” la realidad y añadir o modificar aquello que vemos para interactuar.

Os lo pongo más sencillo: ¿cómo sería mirar la realidad con un “HUD” o un panel similar a Metroid? Poder por ejemplo escanear lo que vemos, un monumento y ver superpuesta información, consultar mentalmente un email mientras lo leemos superpuesto a la calle por la que caminamos, buscar un restaurante viendo las calles rotuladas sobre nuestra visión, o que se nos marque un recorrido a modo de GPS bajo los pies. Este concepto parece novedoso pero ya nos hemos familiarizado con él primero gracias a películas como Terminator (recordad cómo ve el robot lo que le rodea) o Predator. ¿Os imagináis un cirujano que puede ver una termografía mientras interviene a un paciente, a semejanza del monstruo de la FOX? Incluso me viene a la cabeza ese fantástico ajedrez del Halcón Milenario, el origen de Invizimals. (Leer más…)