19/07/2012 #Artículo

Eran tiempos difíciles para nuestra patria. El hambre, la peste y la pobreza reinaban en la sociedad, evidenciando la ostentosidad de los que reinaban en verdad. La patria iba bien decían, el oro y comercio de la nueva ruta a las indias aumentaba día a día las arcas de nuestra nación. Pero las arcas no eran para el pueblo.

Harto ya de ver tanto sufrimiento contrastado con historias de aventura y riqueza más allá de los mares, decidí hacer honor a mis ancestros y como buen marinero y mercader de tradición familiar, vendí mis pocas propiedades y marché al nuevo continente. Un nuevo mundo de negocios, aventuras y tesoros esperaba mi llegada… (Leer más…)