03/06/2011 #Artículo

Desde los inicios de los videojuegos, hasta finales de la década de los noventa, las consolas y los ordenadores recorrían un mismo camino en paralelo, aunque bien diferenciado. Pero desde la llegada de la Dreamcast o la primera Xbox, los caminos de ordenadores y consolas se han entrelazado, siendo los propios fabricantes los únicos que se empeñan en dividir esa, ya delgadísima línea, que separa a las consolas de los ordenadores.

Porque señores… si en las consolas actuales ya nos vemos obligados a instalar los videojuegos en su disco duro, si corren por sus circuitos versiones de los mismos sistemas operativos que en otros ordenadores y en su interior, son prácticamente ordenadores con una configuración “capada”, ¿dónde esta esa línea que separa la consola del ordenador? En el teclado y el ratón señores, en el teclado y el ratón… (Leer más…)

07/04/2011 #Artículo

Las consolas y los ordenadores son como el Nesquick, básicamente lo que te prometen es poder y rapidez. Estoy empezando a pensar en cómo con el tiempo también muestran una especial tendencia a diluirse.

Antes de la llegada de las 3D de forma masiva la tecnología permitía tanto a consolas como ordenadores mover las 2D con mayor o menor capacidad o éxito. Pero la llegada de los motores en 3D elevó a la enésima potencia la necesidad de poder bruto de procesamiento gráfico. A mayor poder, mayor sofisticación. Durante los años de PSX y PS2 hemos asistido a esa carrera por “agotar” las capacidades de las consolas. Otro nivel técnico era posible, como dejaba patente el PC y las aceleradoras gráficas, varios años por delante de las consolas desde el punto de vista de capacidad de procesamiento.

Llegaba el DOOM 3 al PC, con tales requerimientos que no se podían explotar sus capacidades hasta unos años después. Llegaba el Crysis y tres cuartas partes de lo mismo: varios años después sigue siendo un juego que mejora visualmente a la par que surgen PC más potentes.

Pero de pronto… el PC comienza a poder con todo. Cualquier juego comercial puede correr al máximo de forma fluida en cualquier PC de gama media. Algo inédito. Empiezas a observar las texturas y compruebas que las de hace años tenían mucho mejor aspecto. Tus sospechas se hacen ciertas: el PC se está consolizando. (Leer más…)

02/03/2011 #Artículo

Hace poco más de un año, publicamos en esta misma página el artículo “Un año sin videojuegos. ¿Seria positivo?”, en el cual reflexionábamos acerca de la hipotética situación en la que las compañías dejasen de publicar nuevos videojuegos durante todo un año. Pocos días después de publicar dicho artículo, pude comprobar personalmente, como uno de nuestros lectores y desde esa fecha, compañero, iniciaba por cuenta propia el experimento de estar un año sin adquirir o jugar a ningún videojuego que no tuviese previamente…

Hoy hace exactamente un año desde que nuestro compañero Madjoker inició este curioso experimento y desde ya, os puedo confirmar que ha cumplido con su propósito, todo un año sin jugar a ningún lanzamiento y sin adquirir nuevos títulos, ya fuesen retro o actuales… ¿Habrá sido positivo?, ¿contaba los días y las horas para poder hincar el diente a un nuevo título?, ¿ha dejado el mundo civilizado para disfrutar de la meditación y la oración? Todas las respuestas a continuación…

(Leer más…)

14/02/2011 #Artículo

Cuenta la leyenda que el primer bug de la historia se produjo en 1947, en el ordenador Mark II, el cual sufrió un fallo en un relé electromagnético. Al investigar donde estaba el problema, se sorprendieron al ver que una polilla había sido la causa del mismo, por lo que se asocio el termino “bug” (bicho) con fallo de software.

Más de medio siglo después, ya nos gustaría a muchos que todos los bugs que nos encontramos en nuestros videojuegos fuesen provocados por hormigas, polillas o curiosos caracoles dentro de nuestros sistemas. Pero la realidad es muy distinta: A medida que la industria evoluciona los productos que llegan a nuestras manos vienen acompañados de más y más “bichos”, dejándonos una sensación cada vez más real de que el producto que adquirimos, es sencillamente un producto inacabado…

Los que llevamos unos años en esto de los videojuegos, observamos asombrados como año tras año una situación que hace tan sólo una generación era considerada como “excepcional”, va transformándose desgraciadamente en habitual. Videojuegos rodeados de hype y grandes promociones son lanzados con un “pequeño” y común problema: No se han finalizado.

(Leer más…)

¿De que se trata esto del Humble Indie Pack? Un grupo de desarrolladores de juegos independientes, decide ceder sus juegos (que en total están valorados en 85$) a un movimiento caritativo: pagas lo que quieras, y consigues los juegos. El dinero que ganen, se distribuye entre ellos, o la asociación Child’s Play.

(más…)

05/12/2010 #Artículo

Antes de que llegara la Wii, la frase más repetida por algunos además de que Nintendo iba a pasar a ser Third Party, era que no iban a sacar más juegos para PCs.

Por suerte, esta leyenda urbana como otras muchas, cayó en saco roto. El PC fue una de las mayores cunas de juegos y salvo un gran cambio, seguirá siéndolo durante muchos años. (Leer más…)

12/11/2010 #Artículo

AÑOS 80:

Recuerdo cuando jugué con el Rastan la primera vez en una recreativa. Aunque visto ahora en perspectiva no era tan glorioso, me encantaba su ambientación a lo Conan y cómo fue llevado al ZX Spectrum. Me compré aquel original de lomo rosa a 875 pesetas, llegué a casa y me dispuse a cargarlo. No tenía ningún 128 k por lo que tuve que conformarme con la opción multicarga… Jamás pude conseguir hacer funcionar ninguna de las “cargas adicionales” ni con el mejor de los reproductores de cinta, ni con ese original ni tras cambiarlo por otra unidad creyéndola defectuosa. Cientos de minutos perdidos en intentonas inútiles.

“Shadow of the Unicorn”: un juego único por la impresionante mierda que creó Mikro-Gen y por utilizar una memoria adicional (Mikro Plus) y complementaria que permitía crear miles de pantallas. Al introducir la memoria y encender el equipo, aparecía un menú que te instaba a ajustar el “azimut” del cassette con gráficos y todo, hasta lograr con el destornillador en ristre el punto exigido por el repugnante periférico. Por supuesto luego tocaba cargar el juego durante otros interminables minutos, que podían acabar en fracaso y hacerte reiniciar el proceso. Posteriormente, si querías probar otro juego… ya no cargaba por haber toqueteado el “azimut”.

(Leer más…)