Con este particular y descriptivo título nos adentramos en el mundo de la envidia sana (y no tan sana) de los videojuegos.

¿Acabas de poner la mejor tarjeta gráfica del mercado en tu PC? ¿Alucinas con los gráficos de tu PS3? ¿Tu televisor LCD de 42 pulgadas es la envidia del barrio? No te engañes, como os demostraré a continuación, no somos nadie… (más…)