06/02/2011 #Artículo

Una ciudad que tenía varias tiendas de segunda mano. En cada tienda de segunda mano había juegos de Gamecube, Xbox y PS2. Estanterías y estanterías llenas de juegos en buen estado, de gran calidad e incluso precintados.

Siempre que se iba a ellas encontrabas muchas joyas e incluso juegos raros, Marios, RPGs, Maximos, Castlevanias… eran buenos tiempos donde todos los juegos se podrían conseguir joyas y rarezas (aunque quizá debería de decir valorados) a precio de ganga.

Otra ventaja que salió enseguida era poder revender/cambiar los juegos repetidos por otros que no se tenían. Con un suministro de joyas de 1-4 a la semana como mínimo, era de suponer que tal como entraban los juegos, salían y con un buen beneficio. Tal era el beneficio y la rapidez que muchas veces en las tiendas no se ponían ni a vender. Tan sólo era llegar, ver y comprar. (Leer más…)