19/04/2013 #Artículo

Desde que el marketing de la Wii llegó a nuestras vidas, Nintendo nos ha hecho creer que los fallos y errores en una partida se premian con risas y abrazos de una atractiva veinteañera.

Mientras juegan en su salón blanco minimalista, modelos, agraciadas familias o famosillos sueltan frases del tipo: “¡Recorcholis! Me has quitado mi vida” o “¡Jolines, me has dejado sólo contra el malo!”. El marketing les puede haber ido perfecto, pero todos sabemos que se basa en una gran mentira. (Leer más…)