13/07/2011 #Artículo

Estamos en 1984 y el Spectrum está generando no sólo sus primeros resultados económicos destacables sino también la primera hornada de juegos verdaderamente notables. Hay grandes compañías que ya se perfilan como líderes del sector, entre ellas Ocean que se come literalmente a otras firmas con problemas financieros como Imagine. Junto con Ocean, U.S. Gold comienza a tomar posiciones, y no siempre con la calidad por bandera.

Por otro lado, en aquella época existía una fascinación por las artes marciales (sobre todo Judo y Karate), que estaban muy de moda. Triunfaban películas como Karate Kid, los papás llevaban a sus niños a clases para que pudieran fardar de cinturones de colorines además de romper alguna que otra nariz, y los juegos temáticos empezaban a florecer en arcades y ordenadores. Bruce Lee era una figura mediática y mitificada por su prematuro fallecimiento pero no es menos cierto que su repercusión en los 80 no era tan fuerte como en la década anterior. No obstante, US Gold y Ocean pensaron que podían colaborar conjuntamente para ofrecer un videojuego dedicado al carismático actor y luchador. (Leer más…)