Videojuegos y alta cultura (II). Cambiando el paradigma: del cine a la ópera
7
Escrito por Daniel J
18 de mayo de 2010

Videojuegos y alta cultura

Cada vez que toma lugar una discusión sobre si los videojuegos son arte, la comparación inmediata se realiza con el cine, como ocurrió en el debate entre Rogert Ebert, Clive Barker y N’Gai Croal. Esto se debe a que los propios realizadores han utilizado con cada vez más frecuencia técnicas cinematográficas en sus títulos desde la llegada de las tres dimensiones, y en ciertas ocasiones incluso antes. De hecho, un videojuego se considera todo un éxito cuando la crítica lo alaba como “una experiencia cinematográfica“.

A pesar de que los elementos cinematográficos de los videojuegos, empleados en su justa medida, han mejorado la experiencia de muchos usuarios, cuando se trata de reivindicar el medio como arte o su capacidad para crear obras que puedan ser consideradas como alta cultura, la comparación con el cine no tiene por qué ser la más apropiada. A continuación expondré por qué la ópera constituye un mejor modelo en este tipo de discusiones.

Cuando se trata de videojuegos y cultura, el aspecto al que se presta mayor atención tiende a ser la narrativa. No faltan quienes afirman que “Final Fantasy VII tiene un guión que ya lo quisieran para sí muchas películas”. Pero lo cierto es que los videojuegos, hablando en términos generales, sólo tienen guiones comparables a los últimos estrenos de Hollywood, que no son precisamente los que han proporcionado al cine su estatus de respetabilidad. De hecho, están comenzando a dañarlo.

Los guiones de los videojuegos son generalmente lo que podría llamarse “formulaicos”. Es decir, siguen parámetros y fórmulas bien conocidas en las escuelas de escritores y guionistas. Un ejemplo lo encontramos en la mayoría de los RPGs japoneses, que utilizan el esquema de “el héroe de las mil caras” hasta la saciedad. De hecho, incluso si comparáramos los guiones de muchos videojuegos con series de televisión, no hay nada que se aleje tanto de las convenciones narrativas como The Wire.

Mucho se ha debatido sobre por qué esto es así. Entre las respuestas más frecuentes se mencionan las dificultades que interpone la interactividad en el proceso narrativo, la ausencia de guionistas profesionales en la gran mayoría de los videojuegos y por supuesto el enfoque “adolescente” de la industria, que rehuye los temas adultos (pero no los contenidos relacionados con ellos, como la violencia). Si aceptamos estos puntos y consideramos que una buena narrativa es esencial para que los videojuegos comiencen a ser considerados seriamente dentro del panorama cultural, tendremos que aceptar que el medio todavía no se encuentra preparado y que habrá que esperar años hasta que la situación cambie. Sin embargo, considero que todo este problema viene de la comparación con el cine, y que si cambiáramos el paradigma sería mucho más fácil conseguir que algunas obras del mundo del videojuego fueran catalogadas como alta cultura, algo que elevaría el prestigio del medio en general, así como la percepción de la opinión pública. Este nuevo paradigma sería la ópera.

¿Por qué la ópera? Para muchos no podría haber un género más opuesto a los videojuegos. Sin embargo, las similitudes no sólo existen, sino que pueden ayudarnos a reconducir el debate sobre lo que constituye o no alta cultura hacia nuevas direcciones.

La ópera cuenta con guiones pésimos, ridículos y muchas veces incomprensibles (pero no debido a su “sofisticación”), además de formulaicos. Es cierto que puede existir alguna ópera que goce de una buena trama, al igual que ocurre con algún que otro videojuego, pero en términos generales no es lo más habitual. Quien no esté familiarizado con este arte puede pensar que estoy exagerando, pero esta afirmación viene de los profesionales que se dedican a él, como Ian McEwan.

Alta CulturaAlta cultura

Además de los guiones, el vestuario también suele ser ridículo e incluso históricamente incorrecto (caso de los cascos con cuernos de Wagner) y la actuación exageradamente dramática o carente de sentido (¿quién se pone a cantar cuando descubre a su amada asesinada?). Sin embargo, a nadie se le ocurriría decir que la ópera no es alta cultura. ¿Por qué? Porque el arte está en otro lugar: la música. El resto de elementos añaden intensidad y dramatismo, pero no son tan relevantes. En este sentido, la trama es una mera excusa para poner en marcha el espectáculo musical, y no es ni mucho menos necesario entenderla para disfrutar de la obra.

El papel de la música en la ópera es el mismo que el de la interactividad en los videojuegos: se trata del componente básico alrededor del que giran todos los demás elementos: música, gráficos y por supuesto la narrativa. Del mismo modo que muchos escritores para óperas se quejan de la tiranía del compositor, que sacrifica la sofisticación de sus historias para dar prioridad a la música, los guiones de los videojuegos tienden a ser sacrificados para ofrecer una mayor experiencia al jugador.

Shinobi vs GodzillaLos videojuegos

La diferencia entre el destino de uno y otro medio se debe principalmente a la profundidad con que ambos se han estudiado. La musicología puede ofrecernos multitud de análisis académicos sobre las composiciones de numerosas óperas. Sin embargo, no existe un campo de estudio sobre la interactividad que pueda diferenciar con la misma seriedad los méritos de Super Mario Bros, Street Fighter II u otras obras pioneras en el mundo de los videojuegos.

Por otro lado no podemos obviar que la ópera debe su estatus en parte a la exclusividad social que de la que ha gozado desde su nacimiento hasta el día de hoy, algo que ya comentamos en la primera parte de esta serie de artículos. Sin embargo, ningún amante de la ópera defendería su estatus en estos términos, dejando como única respuesta la escasa incomprensión de la infravalorada interactividad.

¿Quiere esto decir que el medio ya está definido y que no puede aspirar a narrativas sofisticadas que aprovechen la interactividad en lugar de jugar en su contra? En absoluto. De hecho existen algunos géneros, como los de estrategia, que permiten al jugador crear sus propias narrativas. Sin embargo, la idea de este artículo es que un videojuego debería poder ser considerado alto arte sin necesidad de que así sea. Esto es especialmente importante para aquellos títulos que revolucionaron el medio en el apartado de la jugabilidad e interactividad, ya que son los que indiscutiblemente deberían formar parte de dicha categoría.

Todos estamos de acuerdo en que Super Mario Bros supuso un gran paso para el mundo de los videojuegos, y que si existiera una lista de títulos que pudieran considerarse como alto arte, debería estar incluido en ella. Sin embargo, cuando tomamos al cine como referente para definir lo que constituye alta cultura en un videojuego, Super Mario Bros probablemente dejaría paso a otros títulos que ofrecieran una mayor “experiencia cinematográfica”. Obviamente esto no tiene mucho sentido, y por ello considero que aunque a veces las comparaciones con el cine resulten útiles, otras como la ópera pueden hacernos valorar los videojuegos por lo que ofrecen con respecto a otros medios, en lugar de por lo que carecen.

Web del autor: Videojuegos y Sociedad

Ficha del artículo:
Autor:
Etiquetas: , , .
Publicado en Videojuegos y Sociedad.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail



7 comentarios

Score: 6
#1

“una buena narrativa es esencial para que los videojuegos comiencen a ser considerados seriamente dentro del panorama cultural”

No estoy en absoluto de acuerdo. De hecho, los videojuegos no tienen que contar nada para ser videojuegos, ni para ser grandisimos videojuegos. La historia, como otras muchas cosas, no es mas que un aditamento que se viene usando ultimamente. Un videojuego es un juego y deberia ser valorado por lo que define a un juego: su control, sus reglas, su planteamiento, su capacidad para divertir y para enganchar, etc.

18 de mayo de 2010 a las 22:45
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 26
#2

Aunque he de confesar que la primera entrega me gustó mucho, no pudeo decr lo mismo de esta segunda.

Mis aficiones mas queridas han sido siempre los videojuegos, el cine y la ópera, y aqui se deja a la ópera por los suelos basándose en opiniones sin fundamento.

Lo primero es que la mayoría de las óperas que conozco, y conozco una barbaridad, poseen un guión genial,además de estar escritas en verso.
La frase que usas “¿quién se pone a cantar cuando descubre a su amada asesinada?” denota ignoracia hacia este mundo ya que la ópera es Teatro Lírico, o sea , cantado, y todos los sentimientos se expresan con la música y la voz. Además, existen los llamados arias sin musica en lso que el personaje puede hablar libremente sin hacer melódica su intervención.

El gran potencial cultural de la Opera radica en la literatura y la música, no sólo en la musica poruqe,repito, los guiones se ecnuentran en verso, no en prosa como la mayoría cree, esto se cree así porque al traducir al español se traduce en prosa el evrso italiano, pero no quita que la obra sea en verso, multiplicando su dificultad creativa.

Soy amante tanto de la ópera como de los videojuegos y ambos son mundos incomprendidos.

18 de mayo de 2010 a las 23:46
Add rating 0  Subtract rating 0  
Autor de Infoconsolas
#3

@Stormrider

Me temo que ha habido un malentendido, porque éso es justamente lo que dice el artículo: que no es necesaria una buena narrativa (o una narrativa en absoluto) para que consideremos a los videojuegos seriamente dentro del panorama cultural. De hecho la frase entera es:

“SI aceptamos estos puntos y consideramos que una buena narrativa es esencial para que los videojuegos comiencen a ser considerados seriamente dentro del panorama cultural…” Puse el condicional para indicar que sólo era una posibilidad, y a continuación expliqué la alternativa, que es justamente la que apoyo.

@Snake

“La frase que usas “¿quién se pone a cantar cuando descubre a su amada asesinada?” denota ignoracia hacia este mundo ya que la ópera es Teatro Lírico, o sea , cantado, y todos los sentimientos se expresan con la música y la voz. Además, existen los llamados arias sin musica en lso que el personaje puede hablar libremente sin hacer melódica su intervención.”

Por supuesto, pero lo que intentaba decir con esto es que ese tipo de consideraciones que has tenido con la ópera a la hora de explicar algo a priori tan ilógico como cantar tras la muerte de la amada, no las tienen los críticos ajenos al sector de los videojuegos cuando examinan aspectos del medio que también a priori podrían parecer igual de ilógicos o ridículos. Y esto ocurre porque a la ópera se la juzga por sus propios parámetros (como acabas de hacer), mientras que a los videojuegos (fuera del sector) se les juzga muchas veces por parámetros que no son los suyos (como por ejemplo la narrativa en lugar de la interactividad).

Ésa es la razón por la que Rogert Ebert nunca considerará los juegos como arte, porque los juzga con la óptica del cine. Del mismo modo, si la ópera también se juzgara por los parámetros del cine, podría correr una suerte parecida. Sin embargo, la ópera sabe dónde está su arte y hace lo que hace sin complejos. Los videojuegos, por el contrario, parece que no están seguros, e intentan imitar al cine y recibir la aprobación de sus críticos (de nuevo, Ebert). En resumen, la idea es que los videojuegos deberían olvidar su complejo de hermano menor con respecto al cine y centrarse en aquello que los hace únicos.

Espero no haber provocado un mayor embrollo con esta explicación…

19 de mayo de 2010 a las 0:32
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 26
#4

Vale, la cosa es que la ópera hace tiempo que vención en su batalla para independizarse como cultura y los amantes de la ópera la han transformado en Alta cultura, mas que los amantes, han sido los ignorantes los que la han elevado tanto.

El problema no es que los videjuegos se autocomparen al cine, sino que la prensa los compara al cine, porque yo nunca lo hago mas que para dar a entender consideraciones a gente que no ha visto un vieojuego despues de PACMAN.

Creo que he entendido tu respuesta, pero en el articulo definitivamente da a entender otra cosa, aunque la intención sea buena ataca a la ópera y, al igual que defiendo los videojugos a capa y espada cuando lo veo necesario, aqui me he visto obligaddo a hacer lo propio con la ópera.

De todas formas, sin rencores xDDD ;)

PD: No sé si has jugado a Metal Gear ya que te gusta tanto la narrativa, pero si lo has hecho, me gustaría conocer tu opinión acerca lde la carta que envié hace unos dias aqui, que está un par de post mas abajo, para saber en qué mejorar la próxima. Gracias Tio.

19 de mayo de 2010 a las 1:44
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 26
#5

Voy a añadir algo mas xDD.

Es cierto que la lente del cine se usa a menudo para calificar los videojuegos. Pero eso no es algo que deba ser de por si malo, ya que para amantes del cine como yo es un aliciente. Juegos como Metal Gear, Tomb Raider, Uncharted o God of War hacen mucho bien a los videojuegos con una magnifica narrativa, el problema reside en cuando alguien sin zorra idea de lo que habla se intromete donde no le llaman y busca criticar con un cristal que no es el que debe usar, pero eso a nosotros nos la repampinfla porque sabemos quien lleva razón, ventajas de tner la mente abierta xDD

19 de mayo de 2010 a las 1:49
Add rating 0  Subtract rating 0  
Autor de Infoconsolas
#6

@Snake

“Creo que he entendido tu respuesta, pero en el articulo definitivamente da a entender otra cosa, aunque la intención sea buena ataca a la ópera y, al igual que defiendo los videojugos a capa y espada cuando lo veo necesario, aqui me he visto obligaddo a hacer lo propio con la ópera”.

Estoy releyendo el artículo y creo que ahora veo cómo puede interpretarse así. Sólo decir en mi defensa que las críticas que hecho hacia la ópera han sido las mismas que he lanzado contra los videojuegos (vestuario inapropiado, malos guiones, situaciones absurdas, etc.) e incluso las fotos van parejas. Hago esto como amante de los videojuegos, por lo que no es mi intención difamarlos, y lo mismo pasa con la ópera.

Yo también creo que los videojuegos pueden extraer buenas lecciones del cine, y algunos lo hacen bastante bien. Sin embargo, creo que en la mayoría de los casos terminan pareciendo un “quiero y no puedo”. El ejemplo más flagrante (aunque hay otros) lo vi en el modo historia de Phantasy Star Universe, que era bastante entretenido como juego, pero justamente era la parte del vídeo lo que lo arruinaba.

Quería opinar sobre tu artículo de Metal Gear Solid, pero terminé distraído por culpa de un problema que estoy experimentando en V&S. Me pondré a ello en breve.

19 de mayo de 2010 a las 4:10
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 26
#7

Es cierto que muchos videojuegos intentan beber del cine para apoyar su intención comunicativa, pero, me repito, existen casos en los que esta “nutrición” puede dar como resultados obras geniales y otors casos de colaboración, en los que es el cine el que se alimenta cuyos resultados tienen curioso 0 de media calificatoria xDD

PD: estaré esperando tu respuesta sobre Metal Gear xDDD

19 de mayo de 2010 a las 23:18
Add rating 0  Subtract rating 0  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!