Por qué la industria no es tu amiga (1 de 2)
4
Escrito por Daniel J
27 de julio de 2010

Por qué la industria no es tu amiga

La palabra fanboy, aunque puede contener numerosas vertientes, suele identificarse en el mundo de los videojuegos con la lealtad de un usuario a un determinado fabricante de consolas, actualmente Nintendo, Sony o Microsoft. Que alguien se dedique a defender una compañía cuyo único propósito es obtener su dinero puede parecer insólito en una sociedad de consumo, pero la explicación suele estar relacionada con el apego emocional que los aficionados han desarrollado en su infancia y/o adolescencia hacia marcas que durante años han sido para ellos sinónimo de momentos inolvidables. En no pocas ocasiones, por otra parte, ésta actitud se debe también al sacrificio financiero que conlleva comprar una consola y al tiempo invertido en ella, factores que llevan al jugador a defender su opción como la mejor posible.

El fanboy, aunque puede ser un consumidor exigente que empuje a la industria a dar más de si misma, muchas veces también se convierte en una figura acrítica e irracional que justifica cualquier cosa que haga su compañía favorita, aunque vaya en contra del sentido común. El fanboy es una figura singular porque puede presentar ambas facetas (en principio contradictorias) dentro de la misma persona.

En éste artículo pretendo explicar por qué la figura del fanboy ha de reconvertirse o morir si quiere que la industria tome a los aficionados en serio. Ser un consumidor exigente puede ser provechoso para el medio, ser leal a una empresa que trabaja contra nuestros intereses, no.

Las tres grandes compañías (Sony, Nintendo y Microsoft) han demostrado en más de una ocasión que no les importa pisotear a sus consumidores cuando se trata de obtener beneficios. La Xbox 360 lleva dañando discos desde hace años con el conocimiento de Microsoft, que sólo se ha comprometido recientemente a descambiar una docena de títulos. Sony dejó patente que el mercado europeo era de segunda clase al retrasar por meses el lanzamiento de la Playstation 3, no actualizando Playstation Home, y debilitando el sistema de compatibilidad con sus anteriores modelos. Podríamos hablar largo y tendido de todo lo que han hecho Sony y Microsoft. Sin embargo, me centraré en dos ejemplos de Nintendo, ya que serán más ilustrativos para explicar por qué los fanboys han de cuestionarse su lealtad a las compañías que defienden con fervor.

El caso de Nintendo

He podido comprobar en numerosos foros, tanto en inglés como en español, que los veteranos seguidores de Nintendo (a quienes podríamos llamar ”hardcore gamers”) se han sentido abandonados con la llegada de la consola Wii. La escasa oferta para los jugadores más dedicados, así como una campaña de marketing claramente orientada a sectores de la población que nada tienen que ver con la demografía habitual del jugador medio, son los orígenes de este sentimiento general.

Evidentemente, no hay nada de malo en atraer a un público más amplio y no tradicional, al contrario, sin embargo muchos veteranos se sienten olvidados cuando ven las estanterías llenas de títulos simples y mediocres, pero con una oferta escasa en cuanto a juegos más avanzados se refiere.

Pues bien, las sospechas de los veteranos quedarían probadas con las imprudentes declaraciones de Laurent Fischer, director de marketing de Nintendo Europa. Cuando la revista Edge le preguntó si Nintendo iba a adoptar medidas para solucionar los problemas de almacenamiento de Wii (como incluir un disco duro), Fischer respondió negativamente diciendo que “ese problema sólo les importa a geeks y otakus“.

Los términos “geek” y “otaku” pueden ser negativos o no dependiendo del contexto en el que se utilicen, y sin duda en éste se estaban empleando con un tono de desprecio. Lo que Fischer parece querer decir aquí es que sólo esa minoría antisocial que pasa demasiado tiempo jugando a la consola quiere un disco duro, y por supuesto ese público, que mantuvo la compañía a flote durante el reinado de las dos primeras Playstation, ya no es un consumidor a tener en cuenta. Ahora Nintendo puede obtener su dinero de clientes más “respetables” (el resto de la sociedad), que tienen más dinero para gastar y son menos exigentes.

Es interesante que quien ha despreciado a sus consumidores más leales como una panda de antisociales que pasan demasiado tiempo preocupándose por los videojuegos, no es ni más ni menos (recordemos) que el director de marketing de uno de los mercados más importantes. Resalto este punto porque el objetivo del marketing es atraer y retener consumidores. Para desempeñar dicha posición hay que conocer el mercado y quienes serán tus clientes potenciales, pero parece que los aficionados más leales no están entre ellos.

La ola de indignación que siguió a esas declaraciones hizo que Fischer se disculpara, declarando que todo había sido un “malentendido”, pero jamás llegó a explicar en que consistía dicho “malentendido”. El contexto de sus declaraciones no dejaba lugar a dudas, y si las hubiera habido, su disculpa no las despejó en absoluto.

Mi pregunta para los fanboys es ¿por qué ser fiel a una compañía que obviamente no es leal (ni siquiera respetuosa) con sus clientes más dedicados?

Veamos otro ejemplo de cómo Nintendo ha trabajado contra los intereses de sus aficionados: el cierre de la página web www.pokemon-safari.com. Aunque esta página web era española, la particularidad del caso también generó una ola de controversia en otros países.

Pokemon Safari era una página realizada completamente por aficionados. Incluía guías, trucos, noticias y todo tipo de información sobre el universo de Pokemon, pero no contenía nada que pudiera ser problemático legalmente como ROMs o archivos similares. Sin embargo, Nintendo España envió una amenaza legal para que los autores retiraran el sitio aduciendo un uso “inconsentido e ilícito” de la marca Pokemon (pueden leer la carta original aquí). En resumen, se impidió al sitio escribir sobre Pokemon por ser una marca registrada. ¿Pero cómo se puede, entonces, crear un sitio para aficionados al videojuego si no es posible hablar de él?

No se sabe muy bien cual fue la causa de esta carta. Según el creador del sitio, se debió a que su página había sobrepasado en importancia a la web oficial de Pokemon. Otros opinan que las guías existentes en Pokemon Safari (escritas por videojugadores y disponibles de forma gratuita) disminuían las ventas de las guías oficiales.

Sea como fuere, de lo que no cabe duda es de que Nintendo trabajó contra los intereses de sus consumidores y aficionados. Si a la industria no le importa otra cosa que el dinero, la actitud del fanboy, desde el punto de vista del consumidor, es completamente auto-destructiva. Como en el caso del posible disco duro para Wii, el mensaje que Nintendo manda a sus aficionados es “compra y calla”.

Fischer dijo en voz alta lo que probablemente en Sony y Microsoft susurran en privado, y buena prueba de ello es la forma en la que anuncian sus juegos. En conclusión, olvídense de la fidelidad hacia las compañías. La deslealtad del consumidor es la que nos beneficia a todos.

Bonus: consulten la serie de vídeos 100 razones para odiar a Sony, Microsoft y Nintendo. Cortesía de GamesRadar.

Web del autor: Videojuegos y Sociedad

Ficha del artículo:
Autor:
Publicado en Videojuegos y Sociedad.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail



4 comentarios

Score: 22
#1

Recuerdo haber leido algo similar en tu anterior sitio Daniel, y estoy en igual desacuerdo que esa vez, pero debe ser que soy un fanboy de Nintendo, creo que las declaraciones del Sr. Fischer no fueron las adecuadas, pero también creo que una persona no hace a toda una empresa, yo soy de esos que TU llamas “hardcore gamers” (término que por cierto Nintendo nunca usa, así como tampoco “casual gamer”) por mi edad y tiempo jugando (aunque para efectos prácticos ya no lo soy) y no me sentí ni aludido ni ofendido.
Dices bien que también de las otras compañias se pueden señalar cosas, espero que te des tiempo para hacerlo.

Saludos, de todos modos es un buen artículo, anti Nintendo, pero no le quita lo bueno.

28 de julio de 2010 a las 6:19
Add rating 0  Subtract rating 0  

en mi opinion, un claro ejemplo de la “tirania”de nintendo con una posicion dominante en el mercado como la que tiene ahora, es que no se dignaron a bajar el precio de la wii asta mas de 2 años despues de su lanzamiento, peor aun si hablamos de nintendo DS, muchos juegos de wii siguen costando lo mismo que hace 3 años, aunque tambien es cierto que no han tomado el ejemplo de $ony y micro$oft de abusar del usuario a base de DLCs abusibos.

28 de julio de 2010 a las 7:52
Add rating 0  Subtract rating 1  
Score: 19
#3

Muy de acuerdo con el artículo.

De todos modos, el fenómeno fanboy no es nuevo… A alguien le suena la palabra “fútbol”? La gente es fan de un equipo, de un colo, véase Barça o Real Madrid (aunque no sean ni de Barcelona ni de Madrid, hay que ser de uno de ambos o no eres nadie). Es un fenómeno en el fondo igual de ilógico: solo quieren sacarte dinero por un lado, y la gente SOLO es fan de un equipo, si un jugador del Madrid pasa a ser del Barça, automáticamente al aficionado medio del Madrid deja de gustarle dicho jugador.

28 de julio de 2010 a las 9:37
Add rating 1  Subtract rating 0  
Autor de Infoconsolas
#4

@Totopoxtle

Es cierto que el artículo me ha salido más anti-Nintendo que lo que pretendía. A mí no me cabe duda de que lo que Fischer dijo abiertamente es lo mismo que piensan en privado los directores de marketing de Sony y Microsoft sobre el mismo sector, pero me es imposible probarlo.

También soy de las del grupo que piensa que la Wii es la mejor consola de esta generación, o al menos la única que aporta algo significativo con respecto a las anteriores, aunque me gustaría que explotara un poco más.

28 de julio de 2010 a las 15:01
Add rating 1  Subtract rating 1  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!