Homosexualidad y Videojuegos
3
Escrito por Daniel J
15 de septiembre de 2009

Homosexualidad en los videojuegos

Si algo distingue a Daniel Jiménez en sus artículos de Videojuegos y Sociedad es su imparcialidad y saber hacer. Es suficiente leer unas pocas líneas para poder valorar el gran trabajo previo del autor para cada uno de sus artículos. Esta semana os traemos un artículo que escapa de polémicas y trata uno de los temas que, a pesar de estar ya en el año 2009 sigue siendo considerado por muchos como tabú:

Homosexualidad y Videojuegos

La homosexualidad en los videojuegos conlleva una importante diferencia con respecto a la representación mujeres y minorías: no es necesario que se manifieste externamente. A continuación citaré un ejemplo: uno de mis personajes favoritos, Rikimaru de Tenchu, es un ninja leal a su señor que ha salido airoso de las situaciones más difíciles. Durante toda la saga no muestra ningún interés romántico por personaje alguno, sea masculino o femenino. ¿Cómo saber si Rikimaru es heterosexual, homosexual, bisexual o asexual? Dada la tradición predominantemente heterosexual en el mundo del videojuego, podríamos dar por hecho que no es diferente a los demás. Sin embargo, si se revelara homosexual en uno de los siguientes títulos, no supondría ningún conflicto con la historia de la saga. Por el contrario, su compañera de aventuras Ayame es claramente heterosexual, ya que mantenía una relación sentimental con otro ninja: Tatsumaru.

Lo que vengo a demostrar con este ejemplo es que existen numerosos personajes en el mundo del videojuego con los que un jugador puede identificarse, ya sea heterosexual u homosexual, dado que no revelan en ningún momento sus preferencias.

El problema es que mientras existen numerosos protagonistas claramente heterosexuales en los videojuegos, los homosexuales quedan confinados a estos avatares ambiguos o indefinidos.

Los personajes homosexuales carentes de un papel protagonista, sin embargo, no son una novedad en el mundo de los videojuegos. Desde hace años los tenemos en títulos como Bare Knuckle 3 (no digo Streets of Rage 3 porque en la versión occidental los eliminaron) o en la popular recreativa Vendetta.

Bare Knuckle

Como podéis ver en la foto, la representación de los homosexuales estaba cargada de estereotipos y poseía connotaciones peyorativas y cómicas. Sin embargo, en los últimos años la tendencia está cambiando. Podemos encontrar personajes homosexuales que no poseen rasgos estereotípicos ni son objeto de burla. El ejemplo más reciente ha sido el videojuego Canis Canem Edit (Bully), en el que el protagonista tiene la opción de besar a una entre varias chicas y sorprendentemente también a algún chico. Esto deja la orientación sexual del protagonista a elección del jugador. En este sentido, vamos a comentar dos ejemplos conocidos:

El primero es El Templo del Mal Elemental. En este título el jugador tiene la opción de comprar la libertad de un pirata llamado Bertram, quien promete “amar por siempre” a aquel que lo libere de su cruel amo. Si el jugador lo hace, puede casar a Bertram con cualquiera de sus personajes varones. Este matrimonio se incluyó como opcional entre otros matrimonios heterosexuales durante el juego.

El segundo es Star Wars: Los Caballeros de la Vieja República. Juhani es una jedi con la que el jugador se enfrenta en el transcurso de la historia. Existe la opción de matarla o de derrotarla y después convencerla para que vuelva a la orden jedi. Si el jugador la mata, otra jedi que era su amante luchará contra él para vengar su muerte (ella menciona que “pasaron muchas noches juntas bajo las estrellas”).

Por el contrario, si el jugador decide no matarla, Juhani se unirá a su grupo. Lo más significativo es que si se está jugando con un personaje femenino, en un momento determinado (y dependiendo de las acciones del jugador) Juhani confesará su amor. En este punto se puede rechazar o aceptar su proposición.

Por supuesto, existen muchos otros casos de personajes homosexuales (podéis consultar el “top 20″ de Gaygamer), pero quería señalar estos dos porque también permiten al jugador elegir la orientación sexual de sus avatares.

El tema quizá más controvertido es el de la representación. ¿Deben los personajes homosexuales poseer rasgos distintivos que los marquen claramente como tales, o sólo deben diferenciarse en sus preferencias personales? En este caso imagino que la opción más correcta sería la segunda, ya que la primera podría dar rienda suelta a muchos estereotipos. Sin embargo la comunidad de “gaymers” (jugadores gay, como ellos se denominan) es bastante heterogénea y no todo el mundo opina de la misma forma. Por ejemplo Makoto de Enchanted Arms (ver abajo) es un personaje abiertamente gay y está marcado visualmente como tal. Para algunos este tipo de representaciones son acertadas, mientras que para otros son objeto de una fuerte crítica.

Enchanted Arms

Al igual que ocurre con los casos de mujeres y minorías, la incorporación del colectivo homosexual en el desarrollo de videojuegos podría ser la solución a este tipo de dilemas. De hecho, mientras consultaba los foros, he leído en algunas opiniones que a muchos no les gustaría jugar a un videojuego de rol de temática gay diseñado por los programadores heterosexuales habituales.

Para terminar, he de decir que encontré muy interesante el fenómeno de la apropiación de ciertos personajes o narrativas que se han interpretado en clave homosexual (tanto por parte de homosexuales como de heterosexuales) aunque no estuvieran diseñadas con esa intención. Don Juan Tenorio ya fue juzgado en su día como posible homosexual. El hecho de estar con tantas mujeres quizá fuera una forma de ocultar su verdadera identidad sexual a la sociedad de su época.

De algunos personajes famosos del mundo de los videojuegos se han dicho cosas similares, a veces como una broma y en otras ocasiones en serio.

Durante mucho tiempo se ha puesto en cuestión la orientación sexual de Zangief (Street Fighter II), Benimaru (The King of Fighters) y Voldo (Soul Calibur). Estas suposiciones se basan sobretodo en la apariencia, aunque también ha habido ocasiones en las que el comportamiento de otros personajes ha levantado sospechas.

Benimaru Voldo y Zangief

De Sephirot (Final Fantasy VII) se ha llegado a decir que los problemas espirituales que experimenta durante el juego han podido deberse (en parte) a su lucha interna contra sus propios deseos. También se ha dicho de él que podía haber estado enamorado del protagonista (Cloud) y que por ello terminó asesinando a su inofensiva compañera Aeris, supuesto objeto de sus celos. Incluso existen cómics japoneses no oficiales donde se narran los imaginarios encuentros homosexuales entre Cloud y Sephirot.Cosas similares se han dicho de Guile y Charlie (Street Fighter), del protagonista de Suikoden y su sirviente Gremio, o incluso de Raiden en Metal Gear Solid. En este último caso no sólo por su apariencia o comportamiento en el videojuego, sino también porque su voz fue doblada por Cam Clarke, activista por los derechos del colectivo homosexual. Sitios web como gaygamer señalan además que nombres como “Solid Snake” ya son bastante sugerentes.

Casi ninguno de los personajes mencionados anteriormente se diseñó con la intención de proporcionar lecturas como las que se han explicado. Sin embargo creo que merecía la pena mencionar como, al igual que en el cine o la literatura, estas interpretaciones también pueden darse en los videojuegos.

Desde mi punto vista, el problema está en atribuir ciertos aspectos externos o determinados comportamientos a la homosexualidad. Creo que esto es perjudicial para homosexuales y heterosexuales por igual. Interpretar una amistad profunda o una particular visión estética como elementos que demarcan la orientación sexual puede llevar a prejuicios o discriminación, pero como mencioné anteriormente, no todo el mundo está de acuerdo en este punto.

En cualquier caso, es interesante señalar que la mayoría de los personajes cuya orientación sexual se ha puesto en duda, pertenecen a videojuegos japoneses, donde los conceptos de masculinidad (a la manera occidental) y heterosexualidad no siempre se encuentran unidos. En muchos casos la apariencia no es indicativa de las preferencias sexuales (SNK ha tenido que desmentir los rumores de homosexualidad de Benimaru en su página oficial). Éste es, por cierto, otro ejemplo interesante de la relación entre una determinada cultura y los videojuegos que produce, tema que podríamos tratar en una próxima entrada.

No quería terminar sin hacer referencia a Los Sims 2. En este juego se pueden establecer relaciones y matrimonios homosexuales, que además tienen la posibilidad de adoptar. Curiosamente, lo que en muchos países es una prohibición, en este videojuego puede convertirse en una realidad.

Fear Effect 2

La historia de la homosexualidad en los videojuegos muestra cómo éste medio se va volviendo cada vez más complejo. Al igual que el cine o la literatura, el mundo del videojuego no es ajeno a los cambios de nuestra sociedad.

Para más información con respecto a este tema, recomiendo visitar el excelente artículo de Armchair Arcade Gay Characters in Videogames y el debate que le siguió (es difícil encontrar un artículo sobre videojuegos donde se cite a Michel Foucault), así como los sitios web Gaymer y Gaygamer.

Fuente: Videojuegos y Sociedad

La homosexualidad en los videojuegos conlleva una importante diferencia con respecto a la representación mujeres y minorías: no es necesario que se manifieste externamente. A continuación citaré un ejemplo: uno de mis personajes favoritos, Rikimaru de Tenchu, es un ninja leal a su señor que ha salido airoso de las situaciones más difíciles. Durante toda la saga no muestra ningún interés romántico por personaje alguno, sea masculino o femenino. ¿Cómo saber si Rikimaru es heterosexual, homosexual, bisexual o asexual? Dada la tradición predominantemente heterosexual en el mundo del videojuego, podríamos dar por hecho que no es diferente a los demás. Sin embargo, si se revelara homosexual en uno de los siguientes títulos, no supondría ningún conflicto con la historia de la saga. Por el contrario, su compañera de aventuras Ayame es claramente heterosexual, ya que mantenía una relación sentimental con otro ninja: Tatsumaru.Lo que vengo a demostrar con este ejemplo es que existen numerosos personajes en el mundo del videojuego con los que un jugador puede identificarse, ya sea heterosexual u homosexual, dado que no revelan en ningún momento sus preferencias.

El problema es que mientras existen numerosos protagonistas claramente heterosexuales en los videojuegos, los homosexuales quedan confinados a estos avatares ambiguos o indefinidos.

Los personajes homosexuales carentes de un papel protagonista, sin embargo, no son una novedad en el mundo de los videojuegos. Desde hace años los tenemos en títulos como Bare Knuckle 3 (no digo Streets of Rage 3 porque en la versión occidental los eliminaron) o en la popular recreativa Vendetta.

Como podéis ver en la foto, la representación de los homosexuales estaba cargada de estereotipos y poseía connotaciones peyorativas y cómicas. Sin embargo, en los últimos años la tendencia está cambiando. Podemos encontrar personajes homosexuales que no poseen rasgos estereotípicos ni son objeto de burla. El ejemplo más reciente ha sido el videojuego Canis Canem Edit (Bully), en el que el protagonista tiene la opción de besar a una entre varias chicas y sorprendentemente también a algún chico. Esto deja la orientación sexual del protagonista a elección del jugador. En este sentido, vamos a comentar dos ejemplos conocidos:

El primero es El Templo del Mal Elemental. En este título el jugador tiene la opción de comprar la libertad de un pirata llamado Bertram, quien promete “amar por siempre” a aquel que lo libere de su cruel amo. Si el jugador lo hace, puede casar a Bertram con cualquiera de sus personajes varones. Este matrimonio se incluyó como opcional entre otros matrimonios heterosexuales durante el juego.

El segundo es Star Wars: Los Caballeros de la Vieja República. Juhani es una jedi con la que el jugador se enfrenta en el transcurso de la historia. Existe la opción de matarla o de derrotarla y después convencerla para que vuelva a la orden jedi. Si el jugador la mata, otra jedi que era su amante luchará contra él para vengar su muerte (ella menciona que “pasaron muchas noches juntas bajo las estrellas”).

Por el contrario, si el jugador decide no matarla, Juhani se unirá a su grupo. Lo más significativo es que si se está jugando con un personaje femenino, en un momento determinado (y dependiendo de las acciones del jugador) Juhani confesará su amor. En este punto se puede rechazar o aceptar su proposición.

Por supuesto, existen muchos otros casos de personajes homosexuales (podéis consultar el “top 20″ de Gaygamer), pero quería señalar estos dos porque también permiten al jugador elegir la orientación sexual de sus avatares.

El tema quizá más controvertido es el de la representación. ¿Deben los personajes homosexuales poseer rasgos distintivos que los marquen claramente como tales, o sólo deben diferenciarse en sus preferencias personales? En este caso imagino que la opción más correcta sería la segunda, ya que la primera podría dar rienda suelta a muchos estereotipos. Sin embargo la comunidad de “gaymers” (jugadores gay, como ellos se denominan) es bastante heterogénea y no todo el mundo opina de la misma forma. Por ejemplo Makoto de Enchanted Arms (ver abajo) es un personaje abiertamente gay y está marcado visualmente como tal. Para algunos este tipo de representaciones son acertadas, mientras que para otros son objeto de una fuerte crítica.

Al igual que ocurre con los casos de mujeres y minorías, la incorporación del colectivo homosexual en el desarrollo de videojuegos podría ser la solución a este tipo de dilemas. De hecho, mientras consultaba los foros, he leído en algunas opiniones que a muchos no les gustaría jugar a un videojuego de rol de temática gay diseñado por los programadores heterosexuales habituales.

Para terminar, he de decir que encontré muy interesante el fenómeno de la apropiación de ciertos personajes o narrativas que se han interpretado en clave homosexual (tanto por parte de homosexuales como de heterosexuales) aunque no estuvieran diseñadas con esa intención. Don Juan Tenorio ya fue juzgado en su día como posible homosexual. El hecho de estar con tantas mujeres quizá fuera una forma de ocultar su verdadera identidad sexual a la sociedad de su época.

De algunos personajes famosos del mundo de los videojuegos se han dicho cosas similares, a veces como una broma y en otras ocasiones en serio.

Durante mucho tiempo se ha puesto en cuestión la orientación sexual de Zangief (Street Fighter II), Benimaru (The King of Fighters) y Voldo (Soul Calibur). Estas suposiciones se basan sobretodo en la apariencia, aunque también ha habido ocasiones en las que el comportamiento de otros personajes ha levantado sospechas.
.

.

De Sephirot (Final Fantasy VII) se ha llegado a decir que los problemas espirituales que experimenta durante el juego han podido deberse (en parte) a su lucha interna contra sus propios deseos. También se ha dicho de él que podía haber estado enamorado del protagonista (Cloud) y que por ello terminó asesinando a su inofensiva compañera Aeris, supuesto objeto de sus celos. Incluso existen cómics japoneses no oficiales donde se narran los imaginarios encuentros homosexuales entre Cloud y Sephirot.Cosas similares se han dicho de Guile y Charlie (Street Fighter), del protagonista de Suikoden y su sirviente Gremio, o incluso de Raiden en Metal Gear Solid. En este último caso no sólo por su apariencia o comportamiento en el videojuego, sino también porque su voz fue doblada por Cam Clarke, activista por los derechos del colectivo homosexual. Sitios web como gaygamer señalan además que nombres como “Solid Snake” ya son bastante sugerentes.

Casi ninguno de los personajes mencionados anteriormente se diseñó con la intención de proporcionar lecturas como las que se han explicado. Sin embargo creo que merecía la pena mencionar como, al igual que en el cine o la literatura, estas interpretaciones también pueden darse en los videojuegos.

Desde mi punto vista, el problema está en atribuir ciertos aspectos externos o determinados comportamientos a la homosexualidad. Creo que esto es perjudicial para homosexuales y heterosexuales por igual. Interpretar una amistad profunda o una particular visión estética como elementos que demarcan la orientación sexual puede llevar a prejuicios o discriminación, pero como mencioné anteriormente, no todo el mundo está de acuerdo en este punto.

En cualquier caso, es interesante señalar que la mayoría de los personajes cuya orientación sexual se ha puesto en duda, pertenecen a videojuegos japoneses, donde los conceptos de masculinidad (a la manera occidental) y heterosexualidad no siempre se encuentran unidos. En muchos casos la apariencia no es indicativa de las preferencias sexuales (SNK ha tenido que desmentir los rumores de homosexualidad de Benimaru en su página oficial). Éste es, por cierto, otro ejemplo interesante de la relación entre una determinada cultura y los videojuegos que produce, tema que podríamos tratar en una próxima entrada.

No quería terminar sin hacer referencia a Los Sims 2. En este juego se pueden establecer relaciones y matrimonios homosexuales, que además tienen la posibilidad de adoptar. Curiosamente, lo que en muchos países es una prohibición, en este videojuego puede convertirse en una realidad.

La historia de la homosexualidad en los videojuegos muestra cómo éste medio se va volviendo cada vez más complejo. Al igual que el cine o la literatura, el mundo del videojuego no es ajeno a los cambios de nuestra sociedad.

Para más información con respecto a este tema, recomiendo visitar el excelente artículo de Armchair Arcade Gay Characters in Videogames y el debate que le siguió (es difícil encontrar un artículo sobre videojuegos donde se cite a Michel Foucault), así como los sitios web Gaymer y Gaygamer.

Ficha del artículo:
Autor:
Etiquetas: , .
Publicado en Videojuegos y Sociedad.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail



3 comentarios

Score: 1
#1

Buen post pero Cam Clarke era el doblador de Liquid Snake, no el de Raiden; el cual era Quinton Flynn

18 de septiembre de 2009 a las 22:43
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 234
#2

En Dragon Warrior 3 de GBC hay un bar gay, y bueno pues que decir mmm, no se, simplemente creo que si los programadres meten un personaje gay es por algo… o quiza tambien para atraer mas personas(en este caso Gay) para que haya mas ventas, como lo hacen los politicos para tener mas votos.

4 de diciembre de 2009 a las 17:08
Add rating 1  Subtract rating 0  
Score: 234
#3

Se me habia olvidado algo (joe casi a un año de mi ultimo comentario je), Vega yo siempre lo considere afeminado, de echo en el juego Figthers History, hay un personaje guero que tambien tiene pintas de “rarito”.

24 de noviembre de 2010 a las 19:54
Add rating 0  Subtract rating 2  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!