Kabuto

Mi nombre es Javier Ruano, titulado en FP II de Informática y aunque laboralmente me he dedicado mucho tiempo a este campo, mi gran amor han sido siempre los videojuegos.

Actualmente, han cambiado las tornas, la informática ha pasado a ser el hobby, y los videojuegos mi medio de vida. No los produzco (ya quisiera yo tener ese talento) pero los vendo, dirijo una tienda GAME en Barcelona, así que mi vida gira ahora más que nunca alrededor de los videojuegos.

Mi misión aquí será tratar principalmente el tema retro, hablar sobre como era antes este mundillo, recordaros los tiempos en que los juegos eran  hechos con cuadraditos de pocos colores que saltaban haciendo pitiditos y que divertían tanto o más como las obras de arte e ingeniería que se producen actualmente. Pero tampoco dejaré de lado el mundo actual, tan importante es el “de donde venímos” como el “a donde vamos”.

Hace ya tiempo, no recuerdo por qué Google me llevó a una página llamada Infoconsolas que me cautivó nada más entrar, porque albergaba información de todo el mundillo, de su casi prehistoria y de su actualidad. Y porque bastaba leer un poco para ver enseguida que había pasión tras sus textos.

Recuerdo que tras leer un artículo sobre creadores y programadores notables de videojuegos, no se mencionaba a Yuzo Koshiro (compositor musical), terrible pecado para mí. De inmediato mandé un e-mail, pensando que no obtendría ninguna respuesta como ocurre en otras webs. Pero si que la obtuve, una respuesta amable que me permitió conocer a dos hermanos llenos de ilusiones por levantar una web de la nada y conectamos al momento.

Les seguí visitando a diario, participando activamente cuando estrenaron su foro y al poco tiempo me concedieron el honor de colaborar en su proyecto publicando noticias.

Tuvimos una época dorada, si, pero los dioses no nos fueron favorables. Se presentaron algunos obstáculos, la cosa se enfrió, se perdió el contacto y aquella gran página pareció quedarse detenida en el tiempo, congelada en este cyberespacio que no para de bullir.

Pero ahora las ilusiones han vuelto, más fuertes aún. Hay un plan de ataque organizado, han reunido a un gran équipo y me han encontrado para concederme de nuevo el honor en ser partícipe de su sueño.

Aquella primera andadura de Infoncosolas no fué un fracaso, fué un primer paso, un preludio, una etapa de aprendizaje y a ella le debemos el estar de nuevo aquí ahora para conectar con nuestros lectores. Porque lo que queremos no es hablar de videojuegos, sino transmitir pasión hablando de videojuegos.