Reencuentros fallidos
4
Escrito por David V
4 de enero de 2011

Muchas son las situaciones en esta vida, en la que después de un largo periodo de tiempo, uno se reencuentra voluntaria o involuntariamente con su pasado: El lugar donde disfrutaste de un primer beso, una vieja amiga de tu juventud, la vuelta a un antiguo trabajo…

Es en esos momentos, donde uno se da cuenta de que el tiempo no pasa en balde: Esa escondida playa de tu adolescencia se ha convertido en el lugar favorito de cientos de turistas alemanes, esa vieja amiga se ha transformado en una persona con la que poco o nada tienes que compartir y ese trabajo que recordabas con una sonrisa, se ha convertido en una empresa donde las risas no tienen lugar. Son sentimientos que afloran en ciertos reencuentros y tiran por tierra parte de tu pasado, son exactamente los mismos sentimientos que un servidor experimenta al jugar a ciertos juegos de su niñez

¡Vaya enlazada señores! XD. Esta claro que en el transcurso de nuestras vidas, todos hemos disfrutado de momentos y experiencias maravillosas, muchas de ellas nos acompañan afortunadamente a lo largo de nuestra vida y otras quedan para el recuerdo y la nostalgia.

Con los videojuegos, pasa justamente lo mismo… Todos disfrutamos enormemente y recordamos perfectamente, el momento en que nos regalaron nuestra primera consola u ordenador, las primeras aventuras que vivimos con un erizo azul o un bigotudo fontanero o las partiditas a 5 duros en nuestras recres favoritas. Los videojuegos nos han ofrecido grandes momentos en nuestra vida, pero pocos son los juegos que nos han acompañado en nuestra larga travesía como jugadores.

¿Pocos? Sí, en comparación, muy pocos diría yo. Al igual a que lo largo de nuestra vida hemos conocido a cientos de personas, pero el tiempo nos ha hecho quedarnos con las personas que realmente se han ganado nuestra estima y confianza, muchos son los videojuegos que hemos jugado y muy pocos los que seguimos jugando.

En una época donde lo retro esta de moda y miles de autores en cientos de blogs nos vanagloriamos de lo increíbles que eran los juegos pixelados, la verdad es que escasos son los títulos que al ser rejugados, nos ofrezcan la misma satisfacción que cuando teníamos 5,10 o 15 años. Recordamos pasados años de gloria, colocando la palabra “Retro” en lo más alto del podium de los videojuegos, sin pararnos a pensar si realmente fueron unos años tan buenos para el sector.

Aunque cueste reconocerlo, aunque duela decirlo, son muchas las decepciones que me he llevado al insertar una cinta, cartucho o ROM, intentando rememorar viejos tiempos y emociones… Son también muchas las excepciones, joyas como Puzzle Bubble, Wonder Boy, Parodius, Street Fighter II, Theme Park, Sim City, Super Mario World y muchas más, nos demuestran que en el pasado hubo estrellas que aun perduran en nuestro firmamento, pero son estas mismas estrellas las que convierten al resto de sus videojuegos contemporáneos en simples estrellas fugaces

El gran poder de la nostalgia juega en contra de quienes pretenden ser críticos e imparciales al mismo tiempo, ¿cómo puede osar alguien en calumniar juegos que residen en la memoria de un colectivo de millones de personas?, ¿se atrevería alguien a desprestigiar juegos como el archiconocido Double Dragon?

Quitándome la invisible venda cegadora de la nostalgia y contemplando el juego desde un punto de vista actual, debo decir que el gran Double Dragon, es una autentica mierda. ¿Y este vocabulario? Decir “mierda” suena mal, pero se justifica su uso si a continuación se argumenta:

- Double Dragon tiene uno de los peores argumentos que se han creado nunca. Recurrente y falto de originalidad.

- El lento, muuuuuy lento…

- Su mecánica es repetitiva hasta la saciedad, siempre lo mismo una y otra vez.

- Esta pensado e ideado para ser un “tragamonedas”. Olvidaos de curvas de dificultad ajustadas.

Double Dragon es tan sólo un ejemplo, una cabeza de turco que he escogido para hacer notoria la diferencia de lo que recordamos al ver su carátula (puñetazos, patadas, piques, dobles, diversión…) y lo que experimentamos al volverlo a jugar 20 años después. Podríamos decir exactamente lo mismo de miles de juegos retro.

Es obvio que no podemos juzgar los videojuegos del pasado con los mismos parámetros que los actuales, al analizar un videojuego retro se debe contemplar, como mínimo, el factor calidad/época. Esto es algo que la mayoría de blogs y webs practican en la actualidad, pero lo que se nos olvida en muchas ocasiones, es decir honestamente si ese gran juego al que jugábamos en el pasado, merece ser jugado en la actualidad.

Exceptuando joyas atemporales, tendemos a hablar de grandes juegos, cuando en verdad tendríamos que hablar de juegos que fueron grandes, tratamos a los videojuegos retro en presente, olvidándonos que hablamos del pasado. Los amantes de lo retro sufrimos una curiosa enfermedad llamada “Retromania”, la cual nos transporta a un glorioso pasado, influyendo en nuestras opiniones del presente.

¿Es tan bueno el Space Invaders? ¿Tan divertido es el Pong? ¿Tan adictivo es el Kung-Fu Master? No, pero lo fueron y eso es lo importante. Los amantes de lo retro tendemos a confundir el espacio/tiempo, parece que nos da miedo reconocer, que no todo lo retro es bueno y mucho más decir, que la mayoría de lo retro no merece la pena ser rejugado. Nadie duda en criticar la falta de ideas de la industria en la actualidad o la similitud de los FPS en consolas como la PS3 o Xbox 360. Pero decir que la mayoría de juegos plataformeros de la NES eran simples clones de unos pocos juegos brillantes, es considerado pecado capital.

 

 

¿Es este artículo una crítica insaciable hacía uno de nuestros hobbies favoritos? En absoluto, los videojuegos retro tambien son maravillosos, nos dejan ver en la actualidad como se hacían las cosas antes, nos enseñan la evolución que ha experimentado la historia de los videojuegos y nos permiten disfrutarlos en cualquier momento. El único paso que nos falta dar a los apasionados de lo retro, para no aparecer como bichos raros en los telediarios, cada vez que se celebra un evento en nuestras ciudades, es cambiar nuestro punto de vista: Reconocer que lo retro forma parte del pasado.

Un pasado, que por suerte podemos rememorar cuando queramos en nuestros propios hogares, pero no pretendamos que los paganos de lo retro, se maravillen al ver los pixeles del primer Castelvania del MSX o esperen impacientes mientras se carga en nuestro Spectrum una cinta de 48k, no esperemos que la gente de a pie aprecie la incursión del doble salto o cinco planos de scroll en una Master System.

Lo retro forma parte del pasado, un pasado que debemos conocer, admirar, preservar y cuando nos apetezca, volver a disfrutar. Pero todo se limita a una cuestión de tiempo, de haber tenido la fortuna de haber jugado a un juego en el momento apropiado, cuando unas pocas animaciones por personaje nos parecía todo un avance o cuando tener más de 10 sprites en pantalla era una autentica pasada… Todos los videojuegos retro tuvieron su momento y su función, ya fuese la de inventar un género o clonar un éxito para subir de esta forma la fama del original, entre muchas otras…

Muchos de nosotros hemos tenido la suerte de vivir esos tiempos y de saborear en el momento apropiado cada juego y cada pequeño avance. Pero al igual que en la vida hay reencuentros que nos evidencian que las cosas ya no son como antes, aprendamos a valorar los videojuegos como lo que fueron en vez de cómo nos gustaría que fuesen en la actualidad.

El tiempo sigue pasando inexorablemente, ofreciéndonos nuevos lugares, personas, amistades, emociones, vivencias y videojuegos, los mismos videojuegos que dentro de 15 o 20 años serán considerados como clásicos. Por fortuna, tanto para los que vivimos los comienzos, como para los más jóvenes, siempre podremos disfrutar de las autenticas, limitadas y exclusivas joyas que nos dejó el pasado y que merecen ser rejugadas una y otra vez, pero eso, ya es otra historia…

Ficha del artículo:
Autor:
Etiquetas: , .
Publicado en Artículos de opinión.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail


Artículos relacionados


4 comentarios

Suerte que tuvimos, la verdad. De jugar a “cualquier” cosa que se llamase juego. A pesar de tener las consolas, tengo emuladores (ya que no puedo tener todos los juegos para todas las máquinas) y jugar a un Amstrad o Spectrum, Nes o Master, MegaDrive o Super o simplemente al DosBox, no sólo es “ver” lo que hubo, sino transportarte a tus sentimientos y recuerdos adormidos en partes de tu mente, que hacen que despierten acordandote del momento y el amigo que te acompañó al cargar el título. Y es curioso, me acuerdo de cada uno de los títulos que tengo y con quién o quienes lo jugué,… Esa es la magia del “juego”.
Por cierto, jugar a Pong hoy en día entre amigos, es un pique garantizado. De hecho, Mortal Kombat 2 lo tiene oculto, así que Pong no nos dejó del todo, incluso hay “actualización” como por ejem: En vez de “raquetas” o “palas”, son sustituidos por personajes del Dragon Ball Z, diver a tope.

5 de enero de 2011 a las 12:13
Add rating 0  Subtract rating 0  

Por cierto David V. Me ha encantado este artículo de reflexión. También sirve como recomendación.
Genial, de verdad. Gracias!

5 de enero de 2011 a las 12:16
Add rating 0  Subtract rating 0  

Que razón tienes xD

Respecto al Double Dragon no puedo hablar porque la versión de recreativa nunca me gustó, sólo uso la de NES (la cual todavia me gusta :$).

5 de enero de 2011 a las 12:22
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 26
#4

La autocrítica, en el TOP 5 de los descubrimientos.

Sinceramente son artículos como este los que mas os honran. Lo voy a decir sin tapujos, llevo ya unso dias que investigo e investigo y ves blogs de cine que se han “enbohemiado” en el sentido de “Es que este autor..(Respitacion profunda)…en esta escena……(IDEM)…se recrea sobre su viloencia pausada….( )….y rueda la escena con una captaciónd e las emociones humanas…..Y deás parrafada. Lo digo en el sentido de que los aficionados a un campo están tan absortos que llegan a un punto de estupidez surrealista.

Por eso me gustan este tipo de artículos, porque lso aficionados a lo retro tienen siempre en al lengua “que si los juegos de NES” “Que si uncharted (o cualquier otro) es una copia con gráficos bonitos de un juego que yo sé de la MSX”, y realmente unnca se paran a pensar en que un chico de 13 o 14 años no quiere jugar a NES, ni a MSX, coño pues dale lo mismo pero nuevo.

Yo he dicho y defiendo que cada uno sentimos nostalgia por ciertos juegos que pueden significar mucho, para mi no significa nada Street Fighter II, pero sé que para muchos otros es parte de su vida. Yo descubrí Metal Gear hace 2 años y me he enamorado de la saga, eso hace mejor lo retro??? NO. Eso significa que hay joyas atemporales como MGS1.

Pues un saludo muy grando David y felices fiestas, a ver si me pongo y escribo la segunda parte de mi carta, Unabrazo a todos!!!!!!!!!!!

6 de enero de 2011 a las 1:12
Add rating 1  Subtract rating 0  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!