Pura nostalgia: Los salones recreativos
11
Escrito por David V
19 de junio de 2010

Recreativas

En Infoconsolas hemos tratado en multitud de ocasiones el tema de los salones recreativos, ya sea desde un punto de vista personal o más “profesional”. Tras ver como diferentes miembros del equipo compartían sus recuerdos y anécdotas de estos antiguos y prácticamente extintos, “Templos de Culto”, no he podido aguantar más para unirme a la causa y compartir con vosotros mi punto de vista y experiencias.

En este artículo recordaremos viejos tiempos desde un particular punto de vista, años mejores en muchos sentidos, momentos que lamentable o afortunadamente para algunos, ya no volverán… Los maravillosos años de los salones recreativos!!

Desde siempre he escuchado por parte de los “mayores”, que el barrio donde me he criado o el centro comercial de toda la vida, varias décadas antes eran campos de cultivo o sencillamente matorrales. Lo que hasta hace pocos años consideraba “historias de la abuela”, poco a poco voy viendo como se hacen realidad, la diferencia es que ahora soy yo el que ve y cuenta los cambios de mi ciudad…

Realmente, poco me importa que un bloque de pisos ocupe el puesto de un antiguo solar al que nunca acudí o que un centro comercial haya cambiado los alrededores áridos del extrarradio de mi ciudad, lo que en verdad me hace ser consciente de que el tiempo pasa para todos, lo que me duele, es ver que aquellos lugares donde disfruté durante muchos años van transformándose para convertirse en los lugares de otros.

Debo reconocer que por ahora tengo suerte, mi colegio sigue donde siempre, mi parque luce mejor aspecto que nuca y el pueblecito donde veraneaba apenas ha cambiado… Pero el que fue mi punto de encuentro, el sitio donde me reunía con los amigos, donde siempre quedábamos como punto de partida, ese punto donde llegue un día como niño, me forme como adolescente y abandoné “como hombre”, ahora es una tienda de Vodafone.

Cada vez que paso por esa calle, no puedo evitar mirar esa maldita tienda de móviles, lugar donde años atrás tantos chavales compartían sus ratos y vivencias. ¿Qué aporta una tienda de móviles? ¿Se puede comparar? Para nada…

Recreativas

Como es evidente, esta tienda de móviles ocupa el lugar de mi extinto y amado por siempre, salón recreativo, el Gran Prix de Palma de Mallorca, muy cercano a los institutos. Y no me equivoco cuando hablo de “mi salón”, en esa misma zona llegaron a coexistir 4 salones recreativos, todos ellos en perfecta armonía. Todos nosotros íbamos cambiando de recreativos por una nueva maquina, un amigo o aquella preciosa niña morena que se pasaba por las tardes por el otro salón, pero siempre acabábamos en nuestro salón.

Creo que en esos maravillosos años, en los cuales los salones recreativos eran los reyes de nuestros barrios, nadie supo darles la importancia que se merecían. Para mayores, padres, políticos, profesores y demás, no eran otra cosa que un local donde sus hijos pasaban las horas gastando su paga. Para nosotros, era un punto de encuentro, con todo lo que eso conlleva.

Es curioso ver como hoy en día nuestros ayuntamientos se esfuerzan en crear lugares donde la gente pueda comunicarse y reunirse, cuando en su momento nadie hizo nada para remediar la extinción de los salones recreativos. Es normal, lo entiendo, ni nosotros mismos los contemplábamos desde esa perspectiva, pero es una lastima que ninguno de nosotros fuésemos conscientes de lo que estábamos perdiendo.

Poco a poco los salones recreativos de toda la geografía española fueron transformándose o desapareciendo. Los motivos son muchos, al igual que los culpables:

A la llegada de nuevas maquinas donde el precio de “100 pts” era cada vez más habitual, con el evidente problema que esto suponía para nuestra economía, se le sumo el hecho de que la tecnología del videojuego domestico fuese evolucionando hasta llegar a ser prácticamente igual o superior que a la de las maquinas recreativas de la época, si la popular consola PSX ya les dio una buena estocada, la generación de los 128 bits les dio el golpe de gracia.

Recreativas

Por otra parte, el cambio generacional que se llevaba haciendo desde inicios de los ochenta, acabó con nuestra generación. ¿Qué podía aportar una recreativa pixelada a un chaval de 12 años propietario de una potente consola de 32 bits? Nuestra generación fue la última en disfrutar de los recreativos de toda la vida, fuimos los últimos en disfrutar de estos templos del videojuego…

Al igual que la historia, nuestra vida esta llena de ciclos. Recuerdo perfectamente cuando mi padre me llevaba los domingos por la mañana al recreativo de mi ciudad cuando tan sólo era un niño, la tapadera de cara a mi madre era “vamos al parque”, era nuestro secreto. Ya desde mi infancia, aquel lugar lleno de gente, grandes maquinas y videojuegos que estaban a años luz de mi humilde y querido Spectrum me dejó maravillado. Mientras mi padre demostraba sus habilidades con el “Operation Wolf”, yo era un autentico saco roto que no paraba de “sacrificar” vidas y el bolsillo de mi padre.

Los años pasaron y con 13 añitos llegó un día, en el que después del colegio un viernes por la tarde, un grupo de amigos decidimos ir al recreativo para jugar al futbolín. Desde ese momento el Gran Prix, los salones recreativos y yo formamos un vinculo hasta pasados los veinte… momento en que nuestras prioridades cambiaron.

Durante todos esos intensos años de adolescencia, en los que uno ya dispone de la suficiente independencia para poder escoger que hacer y donde ir dentro del horario y fechas prefijadas por nuestros padres, los salones recreativos cumplieron la función de un peculiar punto de encuentro.

Siempre cercanos a colegios e institutos, todos nosotros llegamos atraídos por un único motivo, los videojuegos. Pero los salones recreativos nos ofrecieron mucho más que eso… Un lugar donde en cualquier momento siempre podríamos refugiarnos, con nuestros juegos, con nuestros amigos, un sitio donde los conocidos se transformaban en amigos, donde tras cientos de pesetas, esa preciosa “chica del Tetris” mayor que tú se dignaba en saludarte o incluso hablar contigo, un sitio en el que aprendimos a asumir, que “Jose el del cambio” era el jefe, sus monedas se gastaban en su local, si la chuchería estaba dura te la comías y punto, y si le daba por hacer la gracia de devolverte el cambio mal, tocaba desarrollar tus dotes de negociación.

Los salones recreativos eran un sitio donde se entraba por primera vez como cachorros y salías años después como león, un lugar hostil en un principio al que poco a poco ibas adaptándote hasta transformarlo en el lugar más seguro después de tu hogar. Los videojuegos fueron la razón por la que acudimos por primera vez y no nos resignamos a abandonar, ahí aprendimos a lidiar con el típico “mangui” de los veinte duros, a solucionar nuestras diferencias a las buenas o a las malas, a usar la famosa “palanca” del futbolín y en encendedor del horno para las recres a riesgo de llevarnos una merecida bofetada del jefe.

Todo esto, señores y señoras, se puede resumir de una forma: Experiencia, durante todos esos años, en los recreativos aprendimos lo que era la experiencia de la calle…

finalfight

Con 29 años a mis espaldas, cada vez que paso por un recreativo ya cerrado de mi ciudad, no sólo recuerdo aquellos juegos a los que dedicaba mi tiempo, recuerdo cientos de vivencias que empezaron una ya lejana tarde en un viejo y oscuro recreativo y acabaron en una playa por la noche con “la chica de mis sueños”, tirados en un campo de golf con un grupo de buenos amigos o en una fiesta inesperada en casa de una recién conocida…

No es sólo todo lo que disfrutamos en su interior, los recreativos eran un punto de encuentro siempre conexo a nuestras vivencias. Un lugar que nos deslumbró de pequeños por sus juegos, nos cautivo de adolescentes por sus vivencias y abandonamos de mayores para no poder volver nunca jamás.

Me encantaría poder volver a ese lugar, poder llamar a un amigo y decir “nos vemos en el Gran Prix”, volver a encontrarme con todas aquellas persona que el tiempo va alejando, poder pasarme un rato cuando tengo media hora libre, sabiendo que siempre habrá algún conocido o que como mínimo, podré disfrutar ese rato muerto.

Hasta ahora he definido a los salones recreativos como lo que fueron, un punto de encuentro, ahora toca llamarlos como lo que son: El Paraíso Perdido de los jugadores, un lugar que abandonamos y al que ya nunca podremos volver.

Ficha del artículo:
Autor:
Publicado en Artículos de opinión.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail


Artículos relacionados


11 comentarios

Score: 6
#1

Que grande. Con cuatro pinceladas has descrito la juventud de la mayoria de nosotros. Una nostalgia enorme, sin duda, lo que ha pasado con las salas de maquinas. Una reflexion muy interesante.

20 de junio de 2010 a las 1:11
Add rating 1  Subtract rating 0  

Nosotros hacíamos cola, sentado en los escalones de las puertas de las viviendas o del local o en la acera, hasta que llegaban las cinco de la tarde y venía el dueño y la mujer y todos increpandoles: -Venga que llegais tarde- Y silbandoles. :D
Les ayudabamos a encender las máquinas en los interruptores situados encima junto al cable de alimentación. Luego el local, aunque algo frio de la noche, pronto subía de temperatura. Unos empezaban a jugar al futbolín, otros sentados en los bancos del local y pronto, el silencio del local, tomaba el sonido del tumulto de las conversaciones y los sonidos y músicas de las máquinas. Todavía recuerdo el sonido del Tetris cuando empezaba la pantalla de presentación y así como el Super Pang. Una mix de sonidos de videojuegos y el olor a gofres, chocolate y, luego, al tabaco. El incesable sonidos de Ryu y su “Oryuquen” (o como se escriba) y el mamporeo de los botones de los controles de las máquinas. Y entre chucherias, mirando como jugaban nuestros amigos, conversando el último título que nos habíamos comprado para la Master System o la Nes, pasabamos las horas hasta el cierre del local.

20 de junio de 2010 a las 22:59
Add rating 0  Subtract rating 0  

que tiempos, bueno por lo menos podemos decir que lo hemos vivido, asi como la generacion de 16 bits, que para mi al menos fue la mejor de la historia, los niños de ahora lo unico que saben hacer es fumar grifa en un banco del parque.

21 de junio de 2010 a las 12:49
Add rating 0  Subtract rating 0  

Pues ya ves Melchiah. Menudo futuro nos espera con estos jóvenes. No saben lo que se pierden. La juventud sólo es una vez en la vida. ¡Que desgracia!

21 de junio de 2010 a las 20:42
Add rating 0  Subtract rating 0  

“ahora es una tienda de Vodafone.”

Ufff, en mi caso la mayoria de mis salones recreativos son chinos y/o bares:(

22 de junio de 2010 a las 18:03
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 14
#6

Ya en mi zona han retirado casi todas las Recreativas por falta de soporte técnico. Me recuerdo cuando era más joven (10 años) en un establecimiento tenian una de Columns y otra de Street Fighter y me quedaba viendolo.. como me jodían los 15 segundos de espera para ver la otra pelea de la CPU vs CPU

25 de junio de 2010 a las 17:12
Add rating 0  Subtract rating 0  

Melchiah tienes toda la razon yo por ejemplo tengo 12 años y me entra nostalgia sin haber vivido esa epoca . menos mal que solo me preoucupo del colegio , familia, deportes y Videojuegos . gracias a mi padres
y a vosotros por las reflexiones y consejos .
¡¡¡ADORO ESTA PAGINA¡¡¡¡

20 de agosto de 2010 a las 11:33
Add rating 1  Subtract rating 0  
Score: 234
#8

Fijate que lo mismo estaba pensando pues el dia de ayer pase por un local donde hace varios años (quizas 20) habia un local con maquinitas y ahora es un Telcel.

La ultima ves que fui a ese local juge Fatal Fury – The King of Figthers, Figthers History (que mala movilidad), y Samurai Showdown.

Pues es una lastima que estos locales de maquinitas ya no existan.

24 de noviembre de 2010 a las 17:21
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 23
#9

Yo aún tengo el sonido del pacman metido en los oidos,que cosa mas linda.Y que decir cuando me quedaba mirando las peleas cpu vs cpu o intro como se llame de robocop,que sonido tan electronico del roboc malo,me gustaba mucho.Tambien la musica del juego de michael jackson,era fantastica.Y me hace mucha gracia,David V lo del encendedor ya que yo usaba la rubia(peseta)para hacer el truco que me aorraba mucho dinero asta que nos pillarón y todo se puso chungo con paco el del cambio,ya que parecia todo un marine americano cuando nos veia entrar,jeje que tiempos.Somos afortunados de vivir algo epico,que nunca jamas nadie volvera a disfrutar.Solo tengo una pena y es mi limitación con la epilepsia,por lo demas no cambio nada,entre en el salón siendo el pavo,que todo el mundo se aprovechaba para partidas gratis y sali mas hombre en el sentido de tener mas mala idea y ser respetado en el salón recreativo.Ya era parte del club,fui aceptado,ya querian hablar conmigo de juegos de fases,de curvas trazadas ect………… era uno de ellos,eso solo se siente cuando lo as vivido y nuestras madres no estaban preocupadas como lo estan hoy endia.Mi madre mandaba a mi hermano mayor a buscarme al salón porque si no entraba en convulsiones devido a las horas,pero ella sabia que yo estaba alli haciendo cosas buenas y no como hoy que no saben donde estan su hijos y menos lo que estan haciendo.Buenos tiempos.Nunca pido nada y hubo un tiempo,en que crei que yo era raro,pero no porque yo lo creyera,sino porque me lo hicierón creer y me refiero a ese sentimiento que siento dentro de mi cuando hablo del pasado y que muchos les llamais nostalgia,pero,¿es algo mas arraigado que eso,o es solo nostalgia?.Lo pregunto muy enserio,porque cuando os conoci por casualidad,buceando en el ancho mar de internet en busca de lo que ya he encontrado(infoconsolas y sus riquezas)me senti que por primera vez,estaba en casa,siento lo mismo que ustedes,pero,me entristece el pasado,lloro,se me arruga mas que el corazón el alma y siento que somos muy privilegiados de vivir un pasado que nunca volvera,pero que tampoco morira mientras siga vivo en nosotros ya que se nos a encomendado una misión muy importante,hacer llegar a todos las riquezas inexsorables del pasado,empezando por nuestros hijos y familiares.Ojala uno de mis hijos valore lo que yo valoro y me sentire libre y feliz de haber cumplido,yaque ya he pasado el testigo a otra generación.Mi antiguo salon recreativo y favorito corrio la misma suerte que los vuestros y es ahora un bingo de traga perras ludopatas,que tristeza no poder llevar a mis hijos alli y encontrarme con el pasado y quien sabe con antiguos compañeros de guerra,en especial al “”chino”" que tanto me enseño.Porcierto,le decimos el chino porque es chino,cuando eramos pequeños siempre lo asociabamos a que sabia mas que nosotros porque era chino y el se reia y nosotros venga porfa dinos un nuevo truco y el que no sabia,pensabamos que el tio no queria soltar prenda y cuando eres grande te das cuenta de la ignorancia nuestra jeje(pero algo sabia,ya que me enseño el truco de la rubia).

18 de agosto de 2011 a las 18:15
Add rating 1  Subtract rating 0  
Score: 15
#10

Puessss …tengo una noticia buena ….!!!En mi ciudad los arcades aún no mueren !!! :D hay por lo menos tres locales donde se juntan los muchachos a jugarse sus partiditas de todo tipo , y no falta el jugador de mas de treinta años que se juega unas monedas al “cadillacs and dinosaurs” .Pero lo que vi el otro dia fue emocionante : un hombre fue con sus dos hijos a una maquina y les estaba enseñando a jugar !!!nada menos que el mítico Final Figth !!!! se me salió una lágrima de nostalgia ….

19 de marzo de 2012 a las 2:59
Add rating 1  Subtract rating 0  

En mi ciudad practicamente hay un solo local de Arcades…
Yo a mi hijo le he enseñado bastante de juegos ochenteros y noventeros. Ya a sus 8 años sabe bastante.
En algunas ocaciones hemos ido a ese practicamente único local de Arcades que hay en mi ciudad en donde disfruta mucho aprendiendo y yo también enseñándole. Me causa gracia que en casa, jugando Street Fighter o Mortal Kombat todavía no me gana, pero ha estado muy cerca… pero en Super Smash Bros Melee no tengo ninguna opción de ganar.

20 de abril de 2012 a las 19:42
Add rating 0  Subtract rating 0  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!