El pésimo control del iPhone
1
Escrito por David V
21 de septiembre de 2009

iPhone

La tan querida y admirada para muchos Apple hace mucho tiempo que dejó claro al mundo como debía ser un buen teléfono móvil. Tras asombrarnos a todos fue desvelando poco a poco muchas de las virtudes de su teléfono móvil y entre ellas se encuentra la capacidad de convertirse en un autentico centro de ocio, un móvil perfectamente capaz de hacer la competencia a cualquier portátil actual siendo superior a estas en algunos aspectos.

No hace falta que explique las bondades del teléfono móvil más versátil de los últimos tiempos, así como su estrategia de mercado expansionista, la cual le ha abierto múltiples mercados siendo el de los videojuegos el que más nos interesa. Todo el universo iPhone  avanza a paso firme y seguro con una única duda, el de los videojuegos. ¿El motivo? Un control que deja bastante que desear…

Es admirable el éxito logrado por Apple con los diferentes modelos de su terminal, con su móvil han abierto muchos frentes unificando en un solo producto música, fotos, video, videojuegos, aplicaciones varias y teléfono, también teléfono… Pero ya se sabe, cuando uno quiere abarcar mucho, no puede ser perfecto en todo, a pesar de las buenas ventas gracias en parte a un práctico sistema de descargas, muchos de sus videojuegos ofrecen un control que no da la talla en comparación con otros aspectos como por ejemplo los gráficos.

Desde hace ya bastante tiempo, muchas compañías ya intentaron convertir sus terminales en centros de ocio con la esperanza de hacer la competencia a las consolas portátiles, el caso más destacado fueron los dos modelos de N-Gage que Nokia lanzó en su momento, los cuales a pesar de ser sistemas con un potente hardware para la época, el precio y una pequeña pantalla fueron algunos de los motivos por los cuales no tuvieron éxito.

Con el iPhone parecía que aquellos intentos del pasado iban a convertirse en realidad y por fin íbamos a gozar de un sistema con el suficiente peso en la industria para que las compañías le tratasen de una forma seria, desarrollando títulos elaborados como cualquier otra plataforma portátil… Y realmente ha sido así, muchos son los juegos cuidados y elaborados que hacen las delicias de los usuarios del iPhone, pero ha sido al llegar esos juegos, en ocasiones conversiones directas de otros sistemas “mayores”, los que además de demostrar el gran potencial tecnológico que se esconde en el interior del terminal, han sacado a la luz una de sus carencias más importantes para cualquier gamer que tenga una minima experiencia en videojuegos: su sistema de control.

iPhone

Aclaremos el tema, el iPhone goza de mil posibilidades a la hora de controlar un videojuego, con los juegos que son programados específicamente para el móvil de Apple el control no supone un gran problema ya que la pantalla táctil y el sensor de movimiento cumplen perfectamente su cometido y brindan la posibilidad de experimentar con nuevos tipos de control y en consecuencia con nuevas formas de jugar. El problema es cuando se versionan juegos de gran éxito, los cuales son perfectamente adaptables en cuestión de características técnicas creando una justificada ilusión al usuario la cual suele desvanecerse cuando se empieza a jugar.

Al igual que pasó con la Wii, el paso del pad de toda la vida a otras formas de jugar no siempre es positivo, con el iPhone se suele optar por integrar los controles en la pantalla con lo cual por una parte sacrifica de un plumazo un porcentaje de visión de la pantalla directamente proporcional al grosor de nuestros dedos. Por otra parte años y años de yemas pulidas por nuestros pads no son fáciles de olvidar, si el cambio de un mando de Xbox 360 a PS3 o viceversa ya es duro, pasar a una pantalla táctil sin relieve que oriente nuestros dedos es un handicap capaz de arruinar la experiencia de juego en el título  más elaborado de la historia.

Pero sinceramente, no solo somos nosotros y nuestras costumbres o caprichos, los pads han tenido más de 20 años para evolucionar y el control analógico ha alcanzado una precisión que en tiempos de los joysticks de nuestros Spectrum no éramos capaces ni de imaginar. Es totalmente comprensible que nuevas formas de jugar como la pantalla táctil necesiten un tiempo para evolucionar y poder estar al nivel que todos deseamos, a través del software, la experiencia y el ingenio, el sistema de control del iPhone ha ido e irá mejorando con el tiempo, pero serán necesarios futuros sistemas y mejoras para que logremos disfrutar de un control equiparable al de los pads de toda la vida.

iPhone

Es una pena que juegos de gran calidad se vean frustrados por culpa de un sistema de control que no esta a la altura de los mismos, este es uno de esos artículos que mientras escribo me hacen pensar, así que lo que tenia que ser una critica a un “pésimo control”, se ha ido convirtiendo en un reconocimiento a una empresa que ha logrado adentrarse de una forma tan profunda, en el tan exclusivo mundo del entretenimiento portátil, con un aparato cuya función principal es la de teléfono móvil. Desde aquí todos mis ánimos a seguir mejorando una plataforma tan versátil como es el iPhone, espero que con el tiempo este tipo de problemas se vayan solventando en futuras versiones del teléfono.

Ante esto me surgen algunas dudas: ¿Deben las compañías seguir versionando grandes juegos para el iPhone a pesar de su control?, ¿o deben crear nuevos juegos que se adapten a las características del terminal al igual que se ha optado en muchos casos con la Wii??

Ficha del artículo:
Autor:
Etiquetas: , , .
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail



Un comentario

Score: 18
#1

Que interesante el punto de vista. Consiredo que tienes razón con respecto a lo lamentable que es tener uno que otro buen juego, y que sea opacado por una pobre capacidad de control. Aunque me parece un poco dura la crítica teniendo en cuenta la idea con la cual uno adquiere el Iphone; es decir, el producto es el celular, que ahora éste sea capaz de realizar multiples tareas es parte de su estrategia de mercado (como bien dices).

La verdad es que no tengo un Iphone, pero recordando la experiencia de algunos compañeros, la apreciación del producto se da más por la novedad (y su multifuncionalidad) que por la calidad de sus aplicaciones. En ese sentido, creo que la producción de los juegos en el Iphone, y similares, está orientada al marketing; y por eso el control y la experiencia del jugador quedan relegados a un segundo plano.
Sobre tus preguntas finales. Eso de adaptar un version de una plataforma X a una Y muy rara vez funciona bien, y creo que en un celular no sería la excepción.
Saludos!

24 de septiembre de 2009 a las 8:04
Add rating 0  Subtract rating 0  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!