El Juego de la Niña
6
Escrito por Raúl Factory
25 de octubre de 2011

Los que hemos sido niños en los 80 y adolescentes en los inicios de los 90, tenemos la gran fortuna de haber vivido prácticamente la evolución de los videojuegos hasta lo que hoy es una de la mayores industrias de ocio a nivel mundial. Quizá por ello, de alguna forma, mantenemos recuerdos imborrable en nuestra memoria a modo de juego único.

A finales de los 80, los grandes videojuegos estaban en los bares y en los salones recreativos. Para el pequeño empresario que regentaba un bar, instalar una “maquinita” para que jugasen los chavales era imprescindible para poder fidelizar a un potencial cliente. En mi caso, si jugaba en algún bar era por alguna circunstancia muy puntual.

Dónde solía pasar los fines de semana y parte del verano con mi familia, había algo así como un club social con instalaciones deportivas, piscina y demás. Obviamente existía una zona de bar, y allí instalaron dos recreativas.

Una de ellas, era el clásico Pac-Man. Sobada por todos, valía para un rato, pero no lo suficiente como para gastarte el dinero de los helados en ella. La segunda máquina era un sucedáneo de Space Invaders. Poco que explicar, y menos que jugar.

Un buen día, vimos al técnico que reparaba las máquinas, (sí aquel señor que tenía el poder mágico de poner partidas gratis) explicándole al encargado del bar que iba a cambiar la placa de  Space Invaders, porque se había estropeado y mejor poner un juego nuevo que venía directamente desde Japón (cómo si viniesen de otro sitio en aquella época!).

Esto creó expectación entre los chavales que esperábamos ansiosos el momento de ver la novedad. El instalador acabó su trabajo, y muy gentilmente, nos dejó unos créditos para que jugásemos. El primero en jugar fue (como no) un chaval del grupo de los mayores, así que todos los “enanos” tuvimos que esperar turno.

El juego era totalmente diferente a lo que habíamos visto hasta el momento. Se trataba de una especie de plataformas dónde se avanzaba de forma horizontal. Disponíamos de cinco personajes (algunos había que desbloquearlos), cada uno con sus propias habilidades, y como arma común, un martillo. La habilidad inherente en todos los personajes era la de flotar en el aire, habilidad que había sido heredada del juego Bomb Jack. Para avanzar, era necesario combinar a los diferentes personajes de forma correcta.

Los personajes eran un niño, una niña, un gordo, un larguirucho y un viejo. El niño era equilibrado en todo. La niña flotaba más en el aire por su falda. El gordo era lento, pero tenía fuerza para tirar paredes y seguir avanzando. El larguirucho saltaba más que nadie. Y el viejo era el más fuerte y su capacidad de flote también era elevada.

El juego ponía a prueba tu capacidad de decisión a la hora de escoger personaje, porque siempre había un único personaje para cada ocasión.

El objetivo del juego era llegar al final de cada escenario antes de que se agotase el tiempo. Allí, nos esperaba un big boss, en forma de demonio sentado en un trono, al que debíamos derrotar.

Me enganché de mala manera a esa recreativa, invirtiendo pagas, helados y meriendas. ¡Hasta llegué a gastarme 1.000 pesetillas que había dado mi abuela para que me comprase un juguete! El caso es que cada vez que empezabas una partida, sólo disponías del niño para avanzar, pero al poco desbloqueabas a la niña. Y ahí mi partida cambiaba. Porque con el personaje de la niña avanzaba mucho más y conseguía acabar con el primer Big Boss sin tener que gastar más monedas de 25 pts.

Si bien es cierto que vi a alguno acabarse el juego, yo fui incapaz. Quizás porque todavía era muy joven (11 años creo que tenía entonces) o porque me empecinaba en utilizar el mayor tiempo posible al personaje de la niña. Fuera como fuese, ese juego siempre ha sido para mí, “El Juego de la Niña”.

Nota: Para los curiosos, el juego se llama Psychic 5 (Jaleco – 1987) y está disponible en emuladores varios.

Ficha del artículo:
Autor:
Etiquetas: , , , .
Publicado en Artículos de opinión.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail


Artículos relacionados


6 comentarios

¡Cómo se nota que el juego era japonés! Por el fondo de escenario. No había oído ni visto ese título en ningún lado. Me pica la curiosidad.
A ver si juego a ver que tal.

26 de octubre de 2011 a las 0:18
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 1
#2

¡Gran juego! ¡MUY GRANDE! La de pasta que me habré dejado en él también. Nosotros lo llamábamos “El mazo de oro”, por aquello de cuando conseguías la P para aumentar los poderes de los personajes. ¿Y qué me dices de la bruja?

Un J U E G A Z O donde los haya. Grandes creativos los de esta compañía, que aparte de éste también parieron otro de mis videojuegos favoritos: City Connection.

26 de octubre de 2011 a las 19:39
Add rating 0  Subtract rating 0  
Score: 234
#3

Yo con el que me enganche muchisimo fue con el China Gate, otro gran juegazo y este que mencionas igual lo paree un excelente juego que abra que probar, si señor.

27 de octubre de 2011 a las 0:01
Add rating 0  Subtract rating 0  

@DANI_KICK: Te lo recomiendo 100%. Aunque es antiguo, será un soplo de aire fresco. ;-)

@SapphiRe: Me alegra ver que alguien más lo conoce y ha jugado. “El Mazo de Oro” también podría ser un buen título. La bruja? Pillarla era un éxito, pero era difícil. City Connection también es otro juegazo!!

@jesse1978: China Gate no lo conozco, era arcade machine también?

27 de octubre de 2011 a las 0:24
Add rating 0  Subtract rating 0  

Raúl Factory: Ahora me lo piyo de romnation y lo juego en la recre a ver que tal. Ya te contaré. No me importa jugar a juegos viejos, hasta hay veces que los agradezco un montón. Tengo aprox. la PS3 casi 3 años, pues bien, tengo 4 juegos. Ahí podrás ver lo poco que me llaman los juegos de la nueva generación. Ya te diré que tal.

27 de octubre de 2011 a las 2:00
Add rating 0  Subtract rating 0  
Autor de Infoconsolas
#6

Gracias al puente por fin tengo algo de tiempo para comentar este artículo.

Sorprendente la similitud entre tu historia (Raúl) y la mía respecto a este juego, el genial Psychic 5, un videojuego que deja huella a todo aquel que lo haya probado en su época.

En mi caso lo descubrí de muy pequeño en unos apartamentos vacacionales donde solíamos ir, tendría unos 8 años cuando en el bar del complejo, mientras mis padres se tomaban un helado o el café, lo probé por primera vez… ¡Amor a primera vista!

Sus escenarios, su control, sus personajes tan exóticos por aquellos años, en especial esa bruja ya mencionada por aquí la cual era una de mis mayores obsesiones…

Este es uno de esos juegazos que tarde muchos años en rejugar vía MAME, siendo ahora uno de los apoderados de la limitada selección de mi recreativa (solo unos 30 juegos, los mejores). Me costó averiguar el nombre, tenía difusos recuerdos, algunos amigos también tenían vagos recuerdos, pero al final fue en un foro (solicitando ayuda), donde pude conocer su nombre y disfrutar de nuevo (y mucho).

Cada vez quedan menos juegos de este tipo, joyas personales que uno recuerda casi todo, menos el título. Espero que el tiempo siga dosificándome estas pequeñas alegrías.

1 de noviembre de 2011 a las 18:19
Add rating 0  Subtract rating 0  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!