Criticando que es gerundio
4
Escrito por David V
9 de septiembre de 2011

Vivimos una época dorada de los videojuegos comerciales (repito “comerciales”). El negocio de los videojuegos ha pasado en varias décadas, de nutrirse de un pequeño sector de la población, a ser un entretenimiento de masas.

Este hecho ni es nuevo ni es noticia, pero por lo que parece, se nos olvida más a menudo de lo que pensamos: Los jugadores y los medios, criticamos y atacamos en muchas ocasiones a una industria que no vela por nuestros gustos personales: juegos tipo “imagina ser”, versiones de películas… ¿Tenemos razón o estamos equivocados?

Lo reconozco, soy el primero en reconocer la gran labor de la industria, la cual ha popularizado un entretenimiento nacido en universidades y laboratorios, pero también soy el primero en criticar en muchas más ocasiones, el cada vez mayor abuso de esta misma de cara a su ganado, digo… usuarios. Unas veces con acierto y otras con error.

Nos exprimen con DLC’s, nos cobran lo mismo por un triple A que por un juego de estar por casa y nos sacan los cuartos a base de imprescindibles periféricos o cuotas. Y razón tenemos en criticarles. Pero también es verdad que en numerosas ocasiones les exigimos la utopia de un “catalogo perfecto”, y el más difícil todavía, a nuestro gusto.

No me refiero tan solo a los usuarios, si no también a los medios especializados, tanto comerciales como aficionados. En cualquier blog o web de videojuegos en los que se realicen análisis, podréis comprobar como el medio en cuestión, alza su mano para ejecutar el veredicto final, pulgar arriba o pulgar abajo.

Dicho veredicto, vendrá condicionado a parte de las circunstancias externas como pueden ser las tendencias del momento, el apartado técnico en relación a sus contemporáneos y potencial de la plataforma, por el perfil de la persona que escribe y sus propias circunstancias: ¿Tiene 18 o 40 años?, ¿Le gustan los juegos de plataformas?, ¿Es un aficionado o vive de los videojuegos?, ¿Se ha comprado el juego o se lo han enviado como promoción?, ¿Ha tenido un buen día el redactor?, ¿Le dejo su novia ayer y está lleno de rabia por desatar?

Todos estos factores influyen en mayor o menor medida a la hora de realizar un análisis, es una realidad inevitable, por mucho que uno quiera ser objetivo…

Respecto a los usuarios el panorama es mucho más desolador. No me refiero a vosotros, queridos y ávidos lectores de Infoconsolas (fin del peloteo), me refiero en general: “X” compañía saca un juego del último gran éxito para adolescentes de Hollywood, “Chicos en apuros 2, con baile y vampiros”… Bastará una simple imagen de la Beta, para que los foros y webs se llenen de comentarios, criticando las oscuras intenciones de la compañía para aprovechar el tirón de la película y sus “incomprensibles” ambiciones de ganarse la vida, acompañando esto de un par de “pre-análisis” futurólogos que sentenciarán el juego, un año antes de haber sido finalizado.

De esta forma entre prensa y usuarios, nos “ventilamos” un videojuego que no se adapta a nuestros gustos o no sea lo que esperamos en un lo que canta un gallo. Si esto ya es de por si discutible, conduciendo irremediablemente al debate de si un análisis unipersonal, puede ser valido para una mayoría, se nos olvida con demasiada frecuencia a quién va dirigido el producto, y lo más importante, quién manda en un negocio tan amplio como el de los videojuegos: Las masas, es decir, el grueso de jugadores/consumidores.

Está clarísimo que un juego de estrategia por turnos basado en la batalla de Waterloo, está destinado a un perfil de público muy específico, salvándose este mismo de la ira de los medios y usuarios. Pero… ¿Qué sucede cuando una compañía quiere lanzar un simple y entretenido juego de plataformas, FPS o minijuegos? Ahí está el problema.

Pedimos a la industria que nos proporcione buenos juegos de calidad, acorde con lo que nos hacen pagar, pero se nos olvida el significado de “empatizar” o la expresión “ponerse en su lugar”. Muchos son los videojuegos sencillamente “normales”, que la industria lanza para el gran público, la gran masa de jugadores. Su pretensión en este caso, es la de llegar al máximo de publico y perfiles posibles, nada diabólico o rocambolesco… menos para nosotros.

Estos juegos para “todos los públicos”, comparten normalmente una serie de condiciones: Dificultad sencilla o media, apartado técnico aceptable o básico y una jugabilidad y mecánicas de juego estándar. Sus pretensiones no son las de convertirse en referentes de un género, si no sencillamente que un título pueda entretener al abanico más amplio de jugadores, dependiendo de su perfil el mayor o menor grado de satisfacción al jugarlo.

Pero aun así, tanto medios como usuarios, caemos en la trampa o la crítica fácil: “No es para nada innovador”, “Una autentica birria de juego”, “No utiliza el potencial de la maquina”, “Mantiene las mismas mecánicas que en épocas de la PSX”… Son estas mismas críticas las que evidencian nuestra falta de empatía y la utopía que pedimos a la industria: Lanzar únicamente grandes juegos o en su defecto, títulos muy específicos para evitar confusiones.

Criticar, sentenciar y lanzar al vacío los cientos de videojuegos normales que la industria nos ofrece, es como pretender que en el mundo del cine solo se lanzasen películas “de oscar” y documentales sobre un tema en concreto. Anteponemos nuestros gustos y pretensiones sin pensar, que ese videojuego al que ya le hemos puesto la cruz, puede ser un gran juego para un chaval de 8 años o un padre con poco tiempo libre de 45.

¿Acaso no recordamos con suma nostalgia autenticas birrias a las que jugábamos en nuestro Spectrum o NES? Juegos que llegaron a nuestras manos como regalos de cumpleaños o  Reyes Magos, endosados por un “listillo” vendedor a nuestros padres, nos proporcionaron incontables horas de ocio, a pesar de no ser un “Must have” de la época o un titulo que haya pasado a la historia. Juegos normales al fin y al cabo.

Acribillamos en múltiples ocasiones, a cientos de videojuegos perfectamente validos para una gran parte del sector, el cual tiene únicamente la intención de pasar un buen rato cuando enciende su consola u ordenador, acarreando en muchos casos, unas considerables perdidas a la compañía en caso de que nuestras voces e injurias logren traspasar los filtros de la prensa especializada.

Es verdad que la relación calidad/precio debe ser proporcional, es algo perfectamente criticable. Pero también es verdad que nuestros gustos personales o puntos de vista particulares, muchas veces sin tan siquiera haber probado el juego en cuestión, no deberían estar por encima de las simples y comprensibles aspiraciones por parte de una compañia, de lanzar un videojuego para todos los públicos.

Por lo tanto, la próxima vez que nuestros inquietos dedos, se preparen para hundir en la miseria al videojuego de turno, recordad aquel maravilloso y desconocido juego al que jugabais de niño y solo a vosotros os gustaba, y haceos dos preguntas: ¿Va este juego dirigido a mí?, ¿Le puede gustar a otro tipo de jugador?

PD: Que no se acostumbre la “industria” a este tipo de artículos, que uno no está tan contento todos los días (lo cual ha influido en suma manera al escribir este artículo).

 

Ficha del artículo:
Autor:
Publicado en Artículos de opinión.
Compártelo:
Iniciar Sesion en Hotmail



4 comentarios

Score: 234
#1

A mi me paso eso con un juego de NES que a mi hermano mayor y a mi primo no les gustaba porque no le entenian.

Tu manejabas aun personaje que parecia una bruja en el barrio todos le apodabamos “el juego de la brujita”,escogias uno de 4 planetas y empesaba el juego pero no se sabia que hacer, aunque un dia yo si pase a otro planeta no se como.

Para rematar el juego era version Famicom por lo que todo el texto era en japones,aun asi ami me gustaba. Yo consido contigo que somos muy duros criticando los juegos a veces aun por la portada nos dejamos llevar y decimos hay seguro es un juego horrible.

Como la portada que esta al principio cuando la vi dije: jajaja esos dos tiene una cara de depravados seguro es un juego del monton, pero no siempre un juego con portada fea es un juego feo, tenemos el caso de Mega Man 1 de NES que tiene portada horrible pero es un excelente juego.

Saludos desde México.

9 de septiembre de 2011 a las 22:21
Add rating 0  Subtract rating 0  

Cuanta razon tienes, a mi me paso con varios juegos de mi adorado spectrum, si en el fondo somos unas verduleras nos gusta mucho el criticar por criticar

10 de septiembre de 2011 a las 22:26
Add rating 0  Subtract rating 0  

Yo creo que, en gran parte, pasa porque quienes hacen o hacemos análisis, son gamers. Siendo así, uno tiene una mirada negativa con los juegos más de masas, ya que no son de nuestro agrado, y preferimos juegos más elaborados.
Estoy seguro, que si los análisis fuesen hechos por jugadores casuales, la historia sería distinta.

A veces uno mismo se levanta con ganas de no jugar algo muy elaborado, y darle a algo más liviano.

Gracias por el tema.

11 de septiembre de 2011 a las 13:50
Add rating 0  Subtract rating 0  

En nuestros primeros años como jugones, que la gran mayoria tuvimos la suerte de coincidir con la entrada de la Spectrum y luego la Nes y la Master System en España, todo nos parecía fantástico y mágico, casi no había juego malo. Si un juego no nos gustaba mucho de entrada le dábamos muchas oportunidades intentando cogerle ese no sé qué que tenía…mas que nada por el trabajo que nos había costado conseguirlo. Los análisis de las revistas y páginas webs hay que tomarselos como son, análisis de una persona o grupo de personas, que pueden coincidir o no con tus propios gustos. En todo caso deberemos echar mano de ellos como una orientación para evitar que nos den gato por liebre. Aunque más de una vez podemos encontrarnos alguna sorpresa como lo que me pasó cuando en los Reyes de 1992 les pedí a mis padres un juego de futbol para mi Nes. Llegó el ansiado dia y la cara de felicidad dió paso a un sonoro berreo cuando retiré el papel y descubrí que me habian regalado el Nintendo World Cup, un juego que hacia meses habia visto comentar en Hobby Consolas cascandole una nota tan mala, que según aquella revista era considerado uno de los peores juegos para esa consola. Lo acepté porque aparte de que mis padres se negaban a descambiarlo, una vez que jugué y me hice con su extraño control me encantó, me descojonaba ver como despues de muchas patadas el equipo contrario yacia por el suelo y chutando tiros a lo Campeones.
Hoy todo ha cambiado e incluso algunos juegos que nos encantaba ahora nos aterran de malos que son. Estamos tan sumamente informados y puestos en el tema y hay tanto y es todo tan facil de conseguir que un juego, o nos encanta las primeras horas y no podemos dejar de jugarlo, o tarda tanto en arrancar y prendarnos que acabamos aparcandolo.
Creo que no criticamos por criticar, nos hemos puesto mucho mas exigentes que antes y somos menos faciles de moldear por los medios que antes . Aunque a veces parece que los que no se enteran son las compañias de videojuegos. No entiendo como siguen trayendo a España cientos de Rpgs en completo inglés, como reeditan una colección de juegos siendo un simple corta y pega de la antigua consola llevandola a una mas actual (vease Super Mario Bros 25th Anniversary Collection por ejemplo) o se dedican a sacar remakes de Final Fantasys con graficos de hace 10 años cuando todo el mundo clama por un remake en condiciones de su séptima entrega… no lo entiendo. Van a su bola y así les va…

11 de septiembre de 2011 a las 19:06
Add rating 0  Subtract rating 0  

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.
¿Todavía no estás registrado? ¡Tan sólo te llevará 15 segundos!